InicioEspectáculosPor qué la mejor banda de jazz de la Argentina se anima...

Por qué la mejor banda de jazz de la Argentina se anima a un festival de rock?

No hay fronteras para el jazz. Escalandrum será uno de los animadores del festival Cosquín Rock, en febrero de 2024. Tocan con la expectativa de crear nuevas audiencias y con un álbum Escalectric, que refleja un cambio radical en el estilo del grupo. La electricidad llegó a su música.

“En Cosquín vamos a tocar el último disco de punta a punta, súper electrificados y a matar o morir”, señaló a Clarín, el baterista Pipi Piazzolla, fundador del grupo.

La banda está en un gran momento, musical y humanamente, afirmó el baterista: “Estamos entusiasmados con este proyecto, nos sentimos como si hubiésemos arrancado de vuelta. Nos hizo bien. Los temas tienen lindas melodías, lindos grooves y es entretenido de tocar. Creo que suena equilibrado. Es buenísimo que esto nos esté pasando con 25 años de historia juntos”.

Pipi Piazzolla, baterista y líder de Escalandrum. Foto de prensaPipi Piazzolla, baterista y líder de Escalandrum. Foto de prensaEscalandrum presentará Escalectric, su disco número 15, el miércoles 6 de diciembre en el club de jazz Thelonious, en función doble, a las 20 y 22:30.

25 años de historia

La banda en 2024 cumple 25 años con quince discos editados y está integrada por Gustavo Musso en Ewi y saxo alto, Damián Fogiel en saxo tenor, Martín Pantyrer en clarinete bajo y saxo barítono, Nicolás Guerschberg en teclados, Mariabno Sívori en bajo eléctrico y Daniel Pipi Piazzolla en batería.

Escalandrum, en pleno ensayo en Bariloche, antes de tocar en el FIMBA. 30 de octubre de 2021. Daniel Pipi Piazzolla, Nicolás Guerschberg, Gustavo Musso, Damián Fogiel, Martín Pantyrer y Mariano Sívori. Foto Prensa FIMBA/Chiwi GiambirtoneEscalandrum, en pleno ensayo en Bariloche, antes de tocar en el FIMBA. 30 de octubre de 2021. Daniel Pipi Piazzolla, Nicolás Guerschberg, Gustavo Musso, Damián Fogiel, Martín Pantyrer y Mariano Sívori. Foto Prensa FIMBA/Chiwi Giambirtone-¿Tuvieron experiencias anteriores en festivales de rock o pop?

-Sí. Ya tocamos en el Lollapalooza, en el Personal Fest y recuerdo una experiencia muy curiosa. En 2002 tocamos en una competencia de bandas de heavy metal, en Merlo, en la provincia de Buenos Aires. Subimos al escenario antes de que dieran el veredicto de qué banda había ganado y fue muy gracioso porque nosotros pensábamos que nos iban a matar en cuanto comenzáramos a tocar jazz, era el tiempo de nuestro disco Estados alterados (2002) con toda música original.

En el mundo del heavy metal, al que conozco porque grabé un disco con Alianza, ex Rata Blanca, lo que importa más que nada es si lo das todo, la entrega. Salimos a tocar y a los dos minutos explotó el equipo de bajo y la gente se volvió loca, cuando digo explotó es porque se quemó y hubo que cambiar el equipo. El público quedó encendido con ese accidente. Fue un show fuerte, recuerdo que tocábamos temas en 5×4 y la gente saltaba. ¡Fue extraordinario!

Un show en Lollapalooza

En 2019, estuvieron en uno de los escenarios centrales del Lollapalooza, donde vivieron una excelente experiencia; “Nosotros creemos que el jazz, el jazz argentino, tiene que tener chance de mostrarse en diferentes auditorios con gente que no tenga nada que ver con el palo y que, tal vez, a un par le pique el bichito y se sume al género,» dijo Piazzolla, que además tiene su trío con Lucio Balduini en guitarra y Fogiel y forma parte del grupo Versus y del trío de Guerschberg, entre otros.

Escalandrum en los estudios Abbey Road, donde grabaron un disco. Foto de prensa.Escalandrum en los estudios Abbey Road, donde grabaron un disco. Foto de prensa.Y agregó: «Que vean que existe una gran libertad en esta música y más allá de que la situación es especial porque la gente puede estar esperando que toque su grupo, siempre tuvimos una hermosa respuesta por parte de la audiencia. En algún punto el jazz, relaja y hace que escuchen una música muy poco difundida”.

Lejos de sentirse presionado por tocar en un espacio poco afín al jazz, el músico se mostró encantado con la oportunidad del festival cordobés en 2024. “Cosquín nos alegra por la apertura de los organizadores y la posibilidad de llevar el jazz a otras audiencias y que quizás, un año después, en 2025, haya más de un grupo de jazz en ese festival,» señaló.

En el Lollapalooza, la gente estaba esperando a un grupo pop que vendría más tarde y flasheó con nuestra música. La pasamos todos muy bien. Después de nosotros y antes de ese grupo pop, tocó el saxofonista Kamasi Washington”, recordó el baterista.

Escalandrum sabe que en los festivales de rock y pop tienen preponderancia las bandas de música masiva, pero el jazz también va ganando su espacio. Convengamos que el jazz está cruzado por infinidad de géneros como el funk, el rock, el pop, el soul, músicas folklóricas de diferentes lugares. Es un género inclusivo. “Nosotros somos como el jazz, siempre estamos queriendo abrir fronteras en distintas audiencias”, añade Piazzolla.

Algo de historia

El grupo comenzó como un quinteto de latin jazz, en 1999, con Nicolás Guerschberg en teclados, Guido Martínez en bajo eléctrico, Damian Fogiel en saxo tenor y Javier Mokdad en percusión. Era una extensión de Clave Latina, banda anterior liderada por Piazzolla y Martínez, según la definición del baterista.

Escalandrum en sus comienzos. Foto de prensa.Escalandrum en sus comienzos. Foto de prensa.En 2001, Escalandrum cambió en parte su formación y su repertorio. “Primero entró Musso en el saxo alto y se fue Mokdad; Guido Martínez, por su parte, estaba con Los Midachi y no podía tocar nunca, entonces llegó Mariano Sívori que se pasó al contrabajo y cuando Musso no podía tocar venía Pantyrer, de cambio».

Hizo memoria y dijo: «Recuerdo que debutamos en el festival de jazz de Pinamar, después tocamos en el Club de Vino y nos presentamos bastante Jazz & Blues, un club de Belgrano, del saxofonista Gustavo Firmenich. Esos fueron los comienzos”, contó el nieto del bandoneonista, que compró su primer instrumento con el dinero regalado por su abuelo Astor.

Escalectric es el disco 15, en 25 años de carrera. El primer trabajo fue Bar los amigos (2000), siguieron Estados alterados (2002), Sexteto en movimiento (2003), Misterioso (2006), Visiones (2008), Piazzolla Plays Piazzolla (2011), Vértigo (2013), Las Cuatro Estaciones (2014), 3001 (2016), Sesiones ION (2017), Studio 2 (2018), El reino del revés I y II (con Elena Roger, 2020) y 100 (2021).

En 2022, su disco 100 recibió el Premio Gardel al Mejor Álbum Tango Orquestal (ya habían sido Gardel de Oro en 2012) y representó al país en la Feria Mundial de Dubai.

En 2023 grabaron la banda de sonido del film Empieza el baile, dirigida por Mariana Seresevsky, y protagonizada por Jorge Marrale, Mercedes Morán y Darío Grandinetti, banda de sonido que fue premiada en el Festival de Cine de Turquía.

Escalectric, la última creación

Todo comenzó con un viaje en una ruta de Ecuador. “El año pasado estuvimos 40 días de gira y estando en una combi en una ruta de Ecuador, Guerschberg nos dice que tenía ganas de tocar teclados, por su lado, Sívori tenía ganas de volver al bajo eléctrico y Musso estaba a full con el Ewi (Electronic Wind Instrument, un instrumento electrónico de viento que puede controlar sintetizadores, desarrollado en la década del ’70)”, recordó Piazzolla.

La tapa del álbum La tapa del álbum «Escalectric», de Escalandrum.Según el músico, ya tenían la idea de electrificar al grupo al regresar de esa gira. “Recuerdo que cuando Musso estaba grabando en dúo con Esteban Sehinkman el disco Mutable, hasta ahí era todo bastante experimental pero cuando tocó en vivo, ya con Versus, donde además de ellos estamos Sívori y yo, nos dimos cuenta que ése podía ser el camino”, añadió.

A partir de ese momento, Escalandrum empezó a trabajar los temas y convocó a Esteban Sehinkman como productor artístico, que aportó teclados, sonidos y nuevas ideas para las composiciones.

El disco se grabó en tres jornadas y Pipi Piazzolla consiguió una batería más grande para sostener la dinámica del bajo, que utiliza un buen número de pedales. Como broche, señaló el baterista, «suenan sonidos extraños, raros aunque duelan».

«En síntesis, siento que Escalectric quedó como una reminiscencia de nuestro pasado, del sonido de los años ’80, pero con mucha modernidad y una mirada hacia el futuro», afirmó.

«Ese cambio radical que hicimos nos dio todo este entusiasmo. En este momento estamos todos trabajando por igual por la banda y creo que valoramos aún más nuestra amistad, los 25 años juntos, lo bien que la pasamos. Nosotros ensayamos todos los martes y la pasamos bien, aunque no tengamos repertorio, nos juntamos igual a vernos la jeta», añadió Piazzolla.

Escalectric es quizás uno de los trabajos más audaces de Escalandrum, un sexteto que se caracterizó no sólo por su sonido acústico, sino también por un criterio camerístico en el tratamiento de sus composiciones. Su último trabajo derriba su propia tradición para sumergirse en un mundo poblado de sonidos ambientales, métricas excéntricas sobre un groove de una sólida sección rítmica y vigorosos improvisadores en el set de vientos.

En enero, Escalandrum tiene una gira por Chile, y una presentación en Medio y Medio, en Punta del Este, con Mat Alba, como invitado. El grupo tiene planificadas algunas giras.

El músico adelantó que si todo va bien, el grupo organizará el primer Escalanfest, con grupos alineados con su propuesta. Tocarán varios grupos y Escalandrum sería el curador, pero este proyecto sigue estando en consideración de la banda y para fin de año o si no para la Feria del Libro 2024, cuando saldrá La historia de Escalandrum, escrita por el periodista Fernando Ríos.

«Tenemos muchas fantasías, por eso llegamos a Abbey Road (donde grabaron Studio 2). Entre otras está la de Horacio Sarria (productor y manager) que insiste, sin suerte, en comprar el Escalan Bus, un ómnibus para que nos movamos todos juntos», añadió el baterista.

Sobre la música que actualmente está escuchando queda en evidencia su permanente filiación jazzística. «Estoy escuchando jazz de la Costa Oeste, música de la orquesta de Stan Kenton, de Art Pepper, Chet Baker y algún otro. Me encanta la pureza melódica de esta corriente», concluyó el artista.

Información

Escalandrum presentará Escalectric el miércoles 6 de diciembre, a las 20 y 22.30, en Thelonious, Nicaragua 5549. Entrada $5500.

Más noticias
Noticias Relacionadas