InicioSociedadLargaron al asesino: la trama del crimen de Nahir Mostafá, el caso...

Largaron al asesino: la trama del crimen de Nahir Mostafá, el caso que desató una pueblada y terminó impune

El crimen sacudió a Tres Arroyos el 31 de diciembre de 1989. Abusaron de ella, la drogaron y la ahorcaron con un cordón de la mochila que le había regalado Papá Noel una semana antes. Tenía sólo 9 años.

Luciana Soria Vildoza

03 de diciembre 2023, 05:18hs

Nair Mostafá tenía 9 años cuando la asesinaron el 31 de diciembre de 1989. (Foto: gentileza La Nueva Provincia).

Nair Mostafá tenía 9 años cuando la asesinaron el 31 de diciembre de 1989. (Foto: gentileza La Nueva Provincia).

Hace más de tres décadas, el último día de 1989, Nair Mostafá dejó de ser sólo una nena de 9 años para convertirse en el caso policial más resonante de la historia de Tres Arroyos. Aquella tarde calurosa de domingo, en las 10 cuadras de distancia que había entre su casa y la pileta del club Huracán, la drogaron, la violaron y la ahorcaron con el cordón de la mochila que Papá Noel le había regalado una semana antes, en Navidad.

Mal investigado, el expediente por el crimen de Nair se hundió irremediablemente y se cerró en 2005, sin condenados. Se pudo saber cómo había muerto la víctima, pero nunca se probó la identidad del asesino, ni se conoció por qué la eligieron a ella ni cuál fue el móvil de semejante horror. A fin de este mes, el caso Nair Mostafá cumplirá 34 años de impunidad.

Leé también: “No moleste señora, estamos brindando”: la sentencia de muerte de Nair Mostafá, la nena a la que todavía llora Tres Arroyos

“El caso quedó impune porque la corrupción policial de aquel entonces le vendió una hipótesis absurda a una justicia cómoda”, sostuvo en diálogo con TN Miguel Ángel Asad, el abogado que representó a Liliana Fuentes, la mamá de Nair.

La mujer, que durante tanto tiempo le puso el cuerpo a la causa, finalmente se dejó vencer por la falta de Justicia, se fue del pueblo y se refugió en el silencio hasta volverse casi invisible. “La memoria es una saludable amnesia selectiva. Sin esa amnesia selectiva se nos tornaría imposible sobrevivir a la muerte de un hijo”, reflexionó su abogado.

Video Placeholder

“Señora no moleste, estamos brindando”

Eran las 3 de la tarde del domingo 31 de diciembre de 1989 cuando Nair salió de su casa para ir a la pileta, ubicada en la calle Suipacha al 300. Llevaba puesta una malla entera rosa, una camisa de mangas cortas con puntillas y la mochila nueva que le había regalado Papá Noel. Hacía ese mismo trayecto casi todas las tardes. A veces, alguna amiga del barrio se le sumaba en el camino, pero ese día fue sola.

Cerca de las 18 se encendió la primera luz de alarma cuando su mamá fue al club a buscarla y no la encontró. Liliana fue entonces a las casas de las amigas de su hija, pero ninguna la había visto. Se desesperó, y sin saber qué otra cosa hacer fue hasta la Comisaría 1a. a denunciar su desaparición.

“Señora no moleste, estamos brindando”, le dijo un uniformado, en pleno festejo por el Año Nuevo, a la angustiada madre, que aún así volvió tres veces más en busca de ayuda a la seccional. En todos los casos, la respuesta fue una sutil variación de la primera. En definitiva, ni el comisario ni el subcomisario la atendieron, no se le tomó la denuncia y tampoco salió ningún patrullero a buscar a la nena hasta que fue demasiado tarde.

“Perdón en nombre de toda la humanidad”

En su derrotero, la mamá de Nair pasó también por la radio AM local, LU24. Su director de ese momento, Evaristo Alonso, le ofreció un micrófono para que pudiera difundir la búsqueda de su hija y los vecinos se hicieron eco de la urgencia de esa voz.

Los vecinos de Tres Arroyos salieron espontáneamente a la calle y junto con los bomberos voluntarios del pueblo improvisaron un operativo de rastrillaje en la zona, que terminó al día siguiente en un descampado ubicado entre las vías del ferrocarril Roca y el paredón contiguo al patio de la Escuela N° 16. Allí, entre los pastizales y la basura, estaba el cuerpo de Nair.

Según reflejaron las crónicas de la época, la víctima estaba boca arriba y a simple vista se podían observar en su cuerpo hematomas, rasguños y mordeduras. Alrededor del cuello tenía el cordón de la mochila y llevaba puesta todavía su malla rosa, con rastros de sangre y semen.

Leé también: Ataque sexual, drogas y encubrimiento: el crimen de una nena que apareció ahogada en la pileta de su colegio en Caballito

“Mi única nenita que Dios me dio y así me la sacaron”, le diría horas más tarde Liliana Fuentes, absolutamente quebrada por el llanto, al entonces gobernador bonaerense Antonio Cafiero. Él le pidió “perdón en nombre de toda la humanidad” a una madre desconsolada que no escuchaba. Sólo repetía: “La ahorcó con el regalo que le dejó Papá Noel el 24, una mochilita que ella me pedía con toda su alma. Con eso mismo la mató, pobre ángel”.

La noche interminable

Cuando la aparición del cuerpo de Nair Mostafá derribó la última esperanza de encontrarla con vida, el pueblo estalló contra la inacción policial y marchó a la comisaría.

Más de 20 heridos y 17 vehículos destruidos, el saldo de la pueblada tras el crimen de Nair Mostafá. (Foto: gentileza Clarín).

Más de 20 heridos y 17 vehículos destruidos, el saldo de la pueblada tras el crimen de Nair Mostafá. (Foto: gentileza Clarín).

“Indignación y desborde. El aberrante crimen de una niña y la inacción policial desencadenaron una furiosa reacción popular reprimida con armas de fuego desde la comisaría”, publicó el diario local La voz del pueblo en su edición extraordinaria el 2 de enero de 1990.

El resultado de aquella noche interminable fue de 25 heridos, entre ellos 18 baleados y algunos de gravedad, 17 vehículos destruidos, piedras, destrozos y los rastros de un incendio en la seccional.

En medio de la pueblada, Liliana Fuentes se comunicó para pedirle ayuda con Miguel Ángel Asad, el abogado que la había asesorado en su divorcio del papá de Nair, y él no dudó en tomar el caso.

“Yo había tenido en mis brazos a la querida Nair”, recordó el letrado en diálogo con TN, sobre el vínculo que lo unía con esa familia. Y destacó: “A partir de entonces me hago cargo de representarla en una lucha sin cuartel. Hasta nos amenazaron de muerte, pero no pudieron quebrarnos”.

Cocaína, abuso sexual y muerte

En los primeros doce días de la investigación hubo doce detenidos, uno por día. Todos fueron liberados después porque nada tenían que ver con lo que le había pasado a Nair, cuyo cuerpo tuvo que ser sometido a tres autopsias antes de que la droga hiciera su aparición en la historia.

“Corrimos muchos riesgos y presiones pero avanzamos pese a todo. La justicia federal en paralelo no pudo derrocar la pericia hecha por el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que concluía en que a Nair le inocularon cocaína en vida y la ahorcaron con la soga de su mochila”, detalló el abogado Asad.

Entre tantas otras irregularidades que tuvo la causa, el letrado subrayó: “Años después en el depósito de la comisaría de Tres Arroyos apareció la bombachita de Nair, con manchas y un pelo que por el paso del tiempo ya no servían para hacer una prueba de ADN”.

Los sospechosos de siempre y la pista del mecánico dental

En agosto de 1990, ocho meses después del crimen de Nair, apareció Jorge Carmelo Piacquadío, un hombre con una patología psiquiátrica que trabajaba como barrendero en la Municipalidad de Tres Arroyos y confesó el asesinato.

“A Piacquadío lo usaron para tapar la verdad, aunque se demostró que era un oligofrénico mayor”, afirmó Asad, y apuntó: “La soberbia de la justicia prescindió de esta pericia y prefirió seguir enrostrándole la autoría al pobre barrendero”. No obstante, Piacquadío pasó un año y medio preso en el penal de Melchor Romero por el crimen que no había cometido, hasta que se lo declaró inimputable por sus problemas psiquiátricos.

Leé también: “Vamos a matar a tu mamá como hicimos con Jimena”: amenazaron al hermano de la nena que encontraron hundida en la pileta de su colegio hace 33 años

El 6 de octubre de 2018 detuvieron en Lanús al mecánico dental Jorge Meglía, acusado de violar a dos nenas de 6 y 7 años en la localidad de Almirante Brown. Se decía entonces, que un hombre muy parecido a él había merodeando la zona del hospital donde se realizaba la autopsia de Mostafá.

Video PlaceholderLlamativamente, mientras que los policías que lo detuvieron fueron apartados y sancionados, la pista Meglía se desdibujó y el sospechoso quedó en libertad. No obstante, para la mamá de Nair y su abogado, este hombre fue el responsable de matar a Nair.

“Contra toda lógica, la Justicia prescindió de la investigación que hizo el comisario Alfredo Peña, que demostró que el autor del crimen había sido el mecánico dental y correo de la droga, Meglía”, remarcó Asad a este medio. “Tenían al asesino y lo largaron”, siguió.

El mecánico dental fue desprocesado por la Cámara Federal bahiense y nunca más aludido. De los siete jueces que intervinieron en el caso, dos enfrentaron un juicio político por su desempeño. Finalmente, la causa prescribió en 2005 sin ningún condenado por el asesinato que marcó a Tres Arroyos.

Video Placeholder

Otra muerte en el camino

El 2 de febrero de 1991, el periodista Evaristo Alonso, el dueño de la radio que le permitió hablar a la mamá de Nair aquel domingo, cuando la policía se negó a buscar a su hija, murió en un extraño accidente al volcar con su auto.

“La misma noche que se encontró el cuerpo de Nair el jefe policial de Tres Arroyos amenazó de muerte a Alonso”, indicó a TN el abogado Asad. Justamente, cuando sufrió el presunto accidente, el periodista iba a encontrarse con él en Buenos Aires, pero nunca llegó.

“Alonso recibió un disparo láser que lo encegueció y provocó el vuelco”, reconstruyó Asad, y reveló: “Lo subieron a la ambulancia y un comisario me confió que durante el traslado le habrían quebrado el cuello y ocasionado la muerte”.

Epílogo

Tal vez en una de las últimas entrevistas que concedió Liliana Fuentes, la mamá de Nair, sostuvo que había perdido todo: su única hija, su segundo matrimonio, su casa.

“Me fui de Tres Arroyos para escapar de los rumores y la maledicencia. No hago otra cosa que trabajar. Trato de no parar y de no pensar… para no enloquecer”, le dijo la mujer al periodista Rodolfo Braceli para su libro “Madre argentina hay una sola”.

Durante la charla, contó que tuvo que soportar que se dijeran atrocidades de ella y de su hija después del crimen y que hasta pensó en quitarse la vida. “Ser mujer y víctima es mucho más sospechoso que ser asesino y culpable”, reflexionó Liliana.

Otros casos que conmocionaron al país

El caso Oriel Briant, a 37 añosCaso hermanas Vázquez | El pastor¿Quién mató a Norma Penjerek?: el crimen de una adolescente que ya cumplió 59 años impune

Más noticias
Noticias Relacionadas