InicioTecnologíaQuiero un chip en mi cerebro: miles de voluntarios se presentaron para...

Quiero un chip en mi cerebro: miles de voluntarios se presentaron para las primeras pruebas de Neuralink

La compañía de neurociencia propiedad de Elon Musk recibió la aprobación de las autoridades para iniciar testeos en seres humanos.

13 de noviembre 2023, 11:48hs

Musk creó Neuralink en 2016: el próximo año sería el gran debut de sus tecnologías, tras las pruebas realizadas en laboratorio con animales. (Foto: Reuters/Dado Ruvic)

Musk creó Neuralink en 2016: el próximo año sería el gran debut de sus tecnologías, tras las pruebas realizadas en laboratorio con animales. (Foto: Reuters/Dado Ruvic)

Desde su fundación en 2016, los avances de Neuralink fueron parsimoniosos, aunque sostenidos. Tras las promesas iniciales —por entonces, los planes de la compañía de neurociencia parecían de ciencia ficción—, llegaron los ensayos con animales, luego la aprobación de las autoridades competentes en Estados Unidos y finalmente la búsqueda de voluntarios para las primeras pruebas con humanos. ¿Quién estaría dispuesto a someterse al implante de un chip en el cerebro? Según Bloomberg, ya hay miles de voluntarios dispuestos a ello.

Neuralink: voluntarios “hacen fila” para recibir el implante del chip cerebral

En mayo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó a la compañía de Elon Musk a iniciar ensayos en humanos. En septiembre, Neuralink comenzó a recibir solicitudes. Según han dicho, en este primer período buscan a personas con cuadriplejia o esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

¿Querés recibir más noticias de Tecno?

Suscribite acáLa empresa ha trabajado en los últimos siete años en una interfaz cerebro-máquina que permite un novedoso vínculo entre las personas y los dispositivos. Se ha dicho que los usuarios con el chip colocado bajo el cráneo podrán controlar diversas funciones sin la necesidad de tocar la pantalla o usar periféricos con las manos. Además de esas capacidades, Neuralink señaló que en el primer despliegue de su tecnología en humanos se enfocarán en tratamientos en pacientes con trastornos neurológicos, para permitirles el control de computadoras, celulares y otros equipos mediante la actividad cerebral.

¿Cómo es el chip cerebral de Neuralink?

El chip de Neuralink tiene el tamaño de una moneda pequeña. (Foto: AFP)

El chip de Neuralink tiene el tamaño de una moneda pequeña. (Foto: AFP)

Tiene el tamaño de una moneda.Cuenta con 64 hilos finísimos —más delgados que un cabello— con más de 1.000 electrodos, para las conexiones neuronales.La cirugía está a cargo de un robot, ya que las manos de los médicos no pueden conectar tales hilos en los vasos sanguíneos del cerebro. Los cirujanos humanos sí se encargan de realizar la incisión en el cráneo, por donde ingresa el chip, detrás de la oreja.En un futuro, prevén que el proceso lo realicen los autómatas en su totalidad.La craneotomía de Neuralink insume “un par de horas”, dijeron desde la firma.El dispositivo debe recargarse: actualmente ofrece una autonomía de 12 horas. ¿Cómo recobra energía? Con una suerte de gorra personalizada.

Polémicas en torno a Neuralink

Hasta ahora, la empresa realizó más de 150 cirugías, ninguna de ellas en humanos. Informes que circularon previamente señalaron que muchos de los simios y cerdos que se emplearon en los ensayos de laboratorio murieron luego de recibir el chip.

Leé también: Automutilación y muertes: investigan a una empresa de Elon Musk por supuesto maltrato animal

En 2022, un comité en Estados Unidos que promueve la medicina responsable presentó una queja al Departamento de Agricultura de aquel país, tras obtener documentos relacionados con monos utilizados en investigaciones de la empresa entre 2017 y 2020. El grupo dijo que los registros indicaban que los animales habían experimentado “sufrimiento extremo”.

En la presentación detallaron diversos padecimientos, incluyendo casos de monos a los que le faltaban dedos en los pies y las manos por automutilación, infecciones en la piel, colapso cerebral y otros efectos secundarios. Ryan Merkley, del grupo de defensa del Comité por una Medicina Responsable, comentó en la ocasión: “Piensan que somos demasiado estúpidos para saber lo que están haciendo (…) Es claro que están tratando de ocultar que los animales sufrieron y murieron”.

Más noticias
Noticias Relacionadas