InicioSociedadCritican la concesión por un canon «ínfimo» de un histórico edificio en...

Critican la concesión por un canon «ínfimo» de un histórico edificio en Palermo

Se lo conoce como El Tambito porque all se vendan productos lcteos a fines del siglo XIX y principios del XX Prensa GCBA

Se lo conoce como «El Tambito» porque allí se vendían productos lácteos a fines del siglo XIX y principios del XX. (Prensa GCBA)

Organizaciones de vecinos de la ciudad de Buenos Aires denunciaron que «El Tambito», patrimonio histórico ubicado en Palermo y edificio del circuito tanguero, fue licitado por un canon «ínfimo» a una empresa para poner un local gastronómico en una de las zonas más caras del distrito, y luego de haber sido restaurado por el Gobierno porteño.

La concesión fue otorgada a la firma Artideli SRL, única oferente, para hacer funcionar un local gastronómico de café por un canon mensual de $360.000 y por el término de cinco años.

«El monto a pagar por mes es tan ínfimo que, por ese dinero, en Palermo sólo se consigue alquilar un local de 33 metros cuadrados cerca de Plaza Serrano», señalaron desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad y el Movimiento la Ciudad Somos Quienes La Habitamos, parte de las organizaciones que repudiaron esta concesión.

La casona, ubicada en los bosques de Palermo y a orillas del lago Victoria Ocampo, fue construida en el año 1877 y es considerada un sitio histórico de la ciudad, por lo que las organizaciones vecinales piden que se transforme en un Museo de Sitio.

Allí funcionó un lugar de expendio de productos lácteos desde fines del siglo XIX y principios del XX, por lo que empezó a conocerse bajo el nombre de «El Tambito», y en las décadas de 1920 y 1930 se volvió un lugar referente del circuito tanguero. Hasta su reciente restauración, la casona estuvo prácticamente abandonada por el Gobierno porteño.

«Hay mucha historia en ese predio que es propiedad del gobierno de la Ciudad. Hasta el 2005 tuvo uso público donde funcionó la Casa Joven, y desde entonces las diferentes organizaciones vecinales, vecinos y vecinas de Palermo solicitamos que ese espacio pueda volver a ser disfrutado por la comunidad», sostuvo Alejandro Volkind, integrante del Observatorio y el Movimiento, en declaraciones a Télam.

Tras conocerse la concesión del inmueble para colocar un bar, Volkind aseguró que se trata de «un gran negocio con nuestra tierra pública y nuestros espacios verdes» por parte del Gobierno porteño, que «pone la inversión y luego la concesiona a precios regalados a empresarios amigos o conocidos con ofertas únicas y sin competencia en la licitación».

En respuesta a estos cuestionamientos, fuentes del Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana porteño aseguraron a esta agencia que el canon fue dispuesto a partir de una tasación que realizó el Banco Ciudad y que se ajustará cada seis meses conforme la actualización de los índices del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

La restauración fue dispuesta desde ese ministerio a cargo de Clara Muzzio, candidata a vicejefa de Gobierno en la fórmula que encabeza Jorge Macri, y supuso una inversión de $93.827.176 en 2022 para que la empresa Publicidad Sarmiento S.A. lleve adelante la renovación.

«Por entonces Muzzio reconocía que éste era un tesoro público, literalmente así lo denominó. Sin embargo, no dudó un minuto en transformarlo en un negocio privado», afirmó Volkind. 

La concesión del inmueble podría terminar siendo judicializada porque desde la organización aseguran que se trata de «un regalo ilegal». Detallan que la actividad gastronómica está prohibida por ley en un Área de Protección Histórica y advierten que la Ordenanza Municipal N° 46.229 prohíbe la privatización de predios destinados a espacios verdes o que tengan zonificación de Urbanización Parque.

Sin embargo, fuentes del ministerio sostienen que la normativa «hace referencia a los espacios verdes cuando la concesión será dentro del inmueble», y que además esa es una ley anterior a la sanción de la Constitución local.

«Esa normativa es de cuando la Ciudad era un municipio. El Código de Planteamiento Urbano y el actual Código Urbanístico no la contemplan entre sus antecedentes normativos. Por otra parte, el Parque 3 tiene categoría ‘Urbanización Parque’ y la normativa no prohíbe la habilitación de uso comercial en áreas así categorizadas», detallaron desde la cartera de Espacio Público.

«Organizaciones como la nuestra solemos iniciar causas colectivas, pero son tantas las ilegalidades con la tierra pública que no se llegan a poder judicializar todos los casos. Es complejo en términos económicos y de tiempo. Encima las causas que sí se judicializan después se chocan con la colonización del Gobierno de la Ciudad, que designó jueces y juezas que responden más al oficialismo que a los derechos y la ley», expresó Volkind.

Al respecto, la candidata a vicejefa de Gobierno por Unión por la Patria (UxP), Bárbara Rossen, compañera de formula de Leandro Santoro, cuestionó la concesión y sostuvo que «la mayor preocupación es la metodología de aprovechar y de transferir el patrimonio público para negocios privados».

«Tienen la astucia de utilizar las políticas públicas al servicio de su plan de negocios. Nuestra misión es volver a poner las necesidades de las personas en el centro de la toma de decisiones. Hay que pensar qué necesitan los vecinos es ese lugar«, afirmó la arquitecta que se especializa en urbanismo.

La candidata del Frente de Izquierda (FIT-U), Vanina Biasi, también repudió la licitación y sostuvo que «El Tambito» está «incluido en lo que ha sido la destrucción del patrimonio cultural de la Ciudad por parte del Gobierno macrista».

«Reclamamos con los vecinos que inmediatamente se dé cumplimiento a la preservación del espacio por parte del Gobierno de la Ciudad, que se caiga esa licitación y que el lugar sea rehabilitado como un lugar de respeto, recuerdo y preservación de la cultura del tango», subrayó.

Más noticias
Noticias Relacionadas