Final de la Copa Argentina: Boca y Battaglia se juegan mucho más que un título ante Talleres

Boca y Talleres definirán una nueva edición de la Copa Argentina y serán distintas las lupas con las que se analizará a cada uno de los equipos. Se conoce: la caja de resonancia de Boca hace un ruido tan grande que solo puede ser comparable con la de River. Así, mientras los cordobeses saltarán liberados…

final-de-la-copa-argentina:-boca-y-battaglia-se-juegan-mucho-mas-que-un-titulo-ante-talleres

Boca y Talleres definirán una nueva edición de la Copa Argentina y serán distintas las lupas con las que se analizará a cada uno de los equipos. Se conoce: la caja de resonancia de Boca hace un ruido tan grande que solo puede ser comparable con la de River. Así, mientras los cordobeses saltarán liberados y repletos de ilusiones al Madre de Ciudades de Santiago del Estero, los dirigidos por Sebastián Battaglia pondrán en juego bastante más que un nuevo trofeo: el futuro inmediato de Boca es lo que se pondrá en la balanza, ni más ni menos.

Conviene decirlo: hay dudas respecto al trabajo de Battaglia y por eso no está definida su continuidad en el banco de los suplentes. Lo que suceda en Santiago puede ser determinante. Los que no terminan de convencerse son Juan Román Riquelme y el resto del Consejo de Fútbol. Puertas para adentro, le destacan varias cosas al técnico, principalmente que haya logrado la clasificación a la próxima Copa Libertadores, el máximo objetivo del semestre. Las críticas pasan por el manejo del grupo -díscolo, con futbolistas con actitudes poco profesionales- y por la carencia de autoridad en los partidos clave. A los equipos de Battaglia siempre les faltó dar ese plus en los duelos calientes. Por eso la de esta noche asoma como otra gran prueba.

Fue irregular el semestre de Boca y los dos puntos más altos, según el sentir del Consejo, fueron los cruces ante River, por Copa Argentina, y frente a Atlético Mineiro, por la Copa Libertadores. Sucede una particularidad: en ambos encuentros el entrenador fue Miguel Ángel Russo.

De todos modos, sería injusto poner en cuestionamiento solamente al técnico: para algunos futbolistas también será importante la final contra Talleres. Al Consejo le interesa más analizar cómo responden los jugadores que el resultado del duelo.

Un dicho popular señala que la necesidad tiene cara de hereje. Y desde ahí se puede entender por qué Sebastián Villa y Edwin Cardona serán titulares. Sabe Battaglia que se juega mucho y la posibilidad de vencer es más cercana con los colombianos en la cancha. No tanto por lo que han demostrado, sino porque las alternativas no han estado a la altura. Cristian Pavón alternó buenas y malas, Eduardo Salvio aún no está en ritmo de juego, Aaron Molinas se fue apagando con los partidos y a Norberto Briasco la adaptación le está costando más de lo deseado.

El resto del equipo que presentará Boca es el lógico. Rossi atajará, la defensa irá con Advíncula-Izquierdoz-Rojo-Fabra, Campuzano jugará de volante central y a sus costados se moverán Almendra y Ramírez, que será titular pese a no estar al 100 por ciento desde lo físico. La novedad más importante podría ser el esquema táctico: el lugar de inicio de Cardona. En la última práctica en Ezeiza, el colombiano arrancó de enganche (4-3-1-2) y después fue extremo por izquierda (4-3-3, reemplazado en los minutos finales por Toto Salvio).

Tendrá un plan de juego Boca. Battaglia es consciente de la superioridad física de Talleres y por eso la idea será hacer un partido largo y pausado. La intención es bajarle el ritmo a los cordobeses y no permitirle corridas a los espacios. “Es una alegría ser parte de una final; es un lindo desafío. Cuando jugás pensás en estar bien y te descargás corriendo adentro de la cancha. Como entrenador tenés que estar pendiente de un montón de cosas. El grupo está fuerte, hizo las cosas bien y es un justo finalista”, confesó Battaglia. Y agregó: “Talleres será un rival difícil y para ganar vamos a tener que tener todas las luces prendidas”.

Y Talleres va por la frutilla del postre para coronar una temporada brillante. La final también será importante para Alexander Medina: al entrenador uruguayo le falta dar el golpe en un partido grande. El Cacique está en el radar de varios de los grandes, pero todavía debe ratificar su gran trabajo en un duelo caliente. “Nos merecíamos estar en la definición por todo lo que estamos cosechando. Falta un pasito para entrar en la historia del club”, dijo el Cacique.

Talleres, que va por su primer título nacional, realizó el martes una práctica abierta en su estadio y recibió el aliento de miles y miles de hinchas. Respecto al equipo, Medina mantiene una duda: Martino o Fértoli.

Rodará la pelota y las especulaciones quedarán de lado. Habrá cerca de 25 mil hinchas en el Madre de Ciudades: 12 mil de Boca y 12 mil de Talleres. Se espera una final apasionante y con demasiadas cosas en juego. Uno festejará y otro masticará bronca. Luego, vendrán las consecuencias que, se insiste, pueden ser más fuertes en uno que en otro…

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA