Los “colgados” de la segunda dosis: por qué podríamos haber llegado al techo de la vacunación contra el Covid

Aunque alegra que más del 79% de la población de Argentina tenga al menos una dosis de vacunas contra el Covid, el 17% de los inmunizados (y en mayores de 18 años es el 20%) todavía no recibió la segunda dosis. Hay viales disponibles, pero ese porcentaje no se movió mucho en el último mes.…

los-“colgados”-de-la-segunda-dosis:-por-que-podriamos-haber-llegado-al-techo-de-la-vacunacion-contra-el-covid

Aunque alegra que más del 79% de la población de Argentina tenga al menos una dosis de vacunas contra el Covid, el 17% de los inmunizados (y en mayores de 18 años es el 20%) todavía no recibió la segunda dosis. Hay viales disponibles, pero ese porcentaje no se movió mucho en el último mes. ¿Tocamos un techo?

Justo este martes, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, señaló el problema: “Tenemos la gran oportunidad de minimizar la posibilidad de que nos suceda esto (otro brote) y es completando los esquemas de vacunación. Necesitamos que los jóvenes entre 18 y 39 años se acerquen a completar los esquemas. Necesitamos que quienes no los iniciaron, los inicien”.

La interpelación a los jóvenes y adultos sub-40 con esquema incompleto, gente que en la mayoría de los casos hace vida totalmente normal, tiene su razón. Es que, de los casi 3,9 millones de adultos con una sola dosis, el 73% (esto es, casi tres cuartos del total) tiene entre 18 y 39 años.

¿No se aplican la segunda dosis porque no quieren, por “colgados” o porque no pueden? ¿Son ellos o el sistema?

Interpretación libre Vacunas hay. Vale aclararlo porque quedó el sinsabor desde la primera mitad de este año de que la Argentina tienda a flaquear en materia de dosis. O llegan tarde o no llegan las que se necesitan.

De hecho, un dato que completa la foto es que de las 3,9 millones de personas  (siempre +18) con vacunación a medias, cerca de la mitad, casi 2 millones de personas habrían recibido Sputnik como dosis inicial. Luego, como si hubieran elegido tener la “Sputnik Light”, discontinuaron el tratamiento.

De la mitad restante, el 65% habría recibido Sinopharm. Al ser menos inmunogénica que otras vacunas (y por lo cual los mayores de 50 años que recibieron este esquema están ahora siendo convocados para una tercera dosis) es evidente que una sola inyección de este fármaco resulta insuficiente para enfrentar la infección por Covid.

Vacunación a adolescentes en Corrientes, la provincia con peor cobertura de segundas dosis del país.

Si en los dos párrafos previos se dijo “habría” es porque, ni mirando los datos abiertos del Gobierno ni consultando a algunos de los seguidores más obsesivos de la pandemia se llega a una respuesta concluyente sobre qué dosis recibieron realmente esas personas.

¿Por qué importaría el dato? Uno busca tendencias. Por caso, si la mala cobertura en este segmento podría ligarse al desaliento que causaron las demoras en las entregas de partidas. Por ejemplo, del componente 2 de Sputnik, que por meses faltó (lo que llevó a tomar la decisión combinar esquemas) y ahora directamente sobra.

Punto ciegoPor más que se le consulte a dos grandes seguidores de las curvas como Mauro Infantino, creador del sitio CovidStats, y Martín Barrionuevo, contador y senador provincial por Corrientes (ambos ayudaron a obtener las cifras vertidas en estas líneas), es muy difícil confirmar qué tipos de dosis iniciales recibieron las personas que hoy tienen esquema incompleto.

El dato que falta (y oficia de punto ciego) es cuántas personas en Argentina fueron vacunadas con esquemas heterólogos, es decir, con dosis de laboratorios distintos.

Aunque se puede estimar que son al menos dos millones de personas, Clarín viene solicitando la cifra sin éxito -hace días- al Ministerio de Salud de la Nación. Es anecdótica la consulta insistente en comparación a la importancia de que algunos datos de simple obtención sean inaccesibles o lleve días obtener precisiones de las autoridades.

Plan Nacional de Vacunación contra el Covid en un centro de vacunación de Mendoza. Foto Orlando Pelichotti

Por lo pronto, si se aceptan los dos millones de esquemas heterólogos como premisa, se desprende que casi dos millones de los mayores de 18 con esquema incompleto recibieron Sputnik 1, y 1,3 millones, Sinopharm. Persiste la duda por la vacuna que les tocó a casi 700.000 personas que completarían el grupo “vacunados a media asta”.

De todos modos, Barrionuevo opinó que, “más que el tipo de laboratorio, pareciera haber una dejadez de los jóvenes para darse la segunda dosis”, y coincidió en que, en tal sentido, la vacunación libre (sin turnos) tal vez tenga su contracara: el no tener una cita concreta “podría hacer que mucha gente no se sienta convocada”.

ProvinciasPero el senador también enfatizó que hay particularidades geográficas.

“Hablando de acá, de Corrientes, por ejemplo, el sistema de turnos tuvo muchas dificultades, en particular con las segundas dosis, lo que puede haber desalentado. La media nacional es 17% y Corrientes tiene 27%”, apuntó Barrionuevo. Las cifras ahora incluyen al total de la población (no solo a los mayores de 18).

Otras jurisdicciones con una merma importante de segundas dosis son Catamarca, con el 25%; Jujuy, con el 24%; Salta, 23%; Chaco; 22%; Entre Ríos, 21%; y Tucumán, 20%.

La Ciudad y la Provincia de Buenos Aires están por debajo de la media nacional, con el 11% y 15%, respectivamente.

Para Barrionuevo, “hay dos temas: por un lado, algo muy claro y concreto de organización. Quizás en la capital provincial funciona bien, pero cuando mirás al interior de la provincia, la cobertura y la llegada a la gente funciona muy mal”.

Por otro, pesa “qué estrategia está priorizando la provincia en cuestión”, en un momento con varias campañas en simultáneo: segundas dosis y esquemas no iniciados en adultos, vacunación pediátrica y adolescente, terceras dosis a inmunosuprimidos y refuerzos a vacunados hace más de seis meses.

“Ante la pregunta de si encontramos un techo, evidentemente hay una reducción de los ‘disponibles’ para vacunar, es decir, las personas dispuestas”, analizó Barrionuevo, y concluyó: “Ese 20% de mayores de 18 sin segunda dosis, creo que lo vamos a ir minimizando. Pero no va a ser un avance fuerte. Se va a dar por goteo”.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA