La historia del básquetbol y las grandes estrellas del deporte

Desde hace ya 20 años, los argentinos nos acostumbrarnos a ver un jugador de nuestra nacionalidad jugando al básquet en la NBA, un campeonato de elite donde solo pueden desempeñarse los mejores jugadores de la tierra. Una liga de la que sabemos mucho, pero conocemos menos de cómo nació este deporte en el siglo XIX…

la-historia-del-basquetbol-y-las-grandes-estrellas-del-deporte

Desde hace ya 20 años, los argentinos nos acostumbrarnos a ver un jugador de nuestra nacionalidad jugando al básquet en la NBA, un campeonato de elite donde solo pueden desempeñarse los mejores jugadores de la tierra. Una liga de la que sabemos mucho, pero conocemos menos de cómo nació este deporte en el siglo XIX y su largo y legendario camino.

Desde la llegada de los jugadores de la Generación Dorada argentina, con Manu Ginóbili a la cabeza, esas puertas de la NBA que durante décadas habían sido impenetrables para jugadores extrajeros, comenzaron a abrirse de par en par. Y hoy se luce el base de la Selección Argentina, Facundo Campazzo, que ha completado de manera brillante su primera temporada en la NBA jugando para los Denver Nuggets.

Pero aunque esa liga millonaria estadounidense es la meca de cualquier chico que pica la pelota anaranjada en cualquier canchita del mundo, lo cierto es que la historia del básquet es mucho más grande. Y ha tenido notables manifestaciones en los últimos 100 años en muchos países del mundo, por fuera de los Estados Unidos, reyes indudables de este deporte. Aquí, un repaso por la historia del básquetbol y las grandes estrellas de este deporte maravilloso.

Origen del básquet

Vigencia. El veterano LeBron domina la NBA. Y quiere más.

Algunos historiadores afirman que los olmecas y los aztecas practicaban algunos juegos en los cuales había que introducir un objeto esférico o, incluso, una pelota de caucho en arcos de piedra. Sin embargo, según su historia oficial, el básquet es el único deporte totalmente estadounidense, aunque lo creó un profesor de educación física canadiense.

Todo comenzó en 1891 en la actual Universidad de Springfield, Massachussets, cuando sus autoridades buscaban un deporte que, a diferencia del fútbol americano o el béisbol, pudiera practicarse bajo techo y fuera ideal para el crudo invierno de América del Norte.

El decano del Departamento de Educación Física, Luther Gulick, le encargó la tarea al doctor James Naismith. A fines de ese año, Naismith entró al gimnasio munido de una pelota de soccer (fútbol inglés) y pidió que le consiguieran unas cestas para recoger fruta. Con ayuda de unos empleados, colgó las cestas a 3,05 m de altura y convocó a 18 alumnos, a quienes dividió en dos equipos de nueve (tres delanteros, 3 centrales y 3 defensores). El objetivo era simple: había que encestar la pelota.

El canadiense James Naismith creó el básquet para la Universidad de Springfield.

En un programa de radio de 1939, el propio Naismith recordó ese momento inicial. “Les enseñé las dos cestas colgadas a ambos lados del gimnasio antes de explicarles que la idea era embocar la pelota en el cesto del equipo contrario. Pité el silbato y así comenzó el primer partido de básquet”, contó Naismith según reveló el diario Marca en 2015.

Al año siguiente, Naismith ya había redactado las normas básicas del básquet. Poco después, la profesora Senda Berenson, del Smith College, sentaba las bases del básquet femenino. El entusiasmo que despertó el nuevo deporte (denominado basketball, por cesta y pelota, en inglés) fue casi inmediato. Y en su difusión tuvo mucho que ver la Asociación Cristiana de Jóvenes.

La Asociación difundió el básquet en Europa, continente donde ganó adeptos gracias a los soldados estadounidenses que lo practicaron durante la Primera Guerra Mundial. Pero la liga profesional de Estados Unidos, la famosa NBA, nació después de la Segunda Guerra Mundial finalizada en 1945.

1956. El legendario Bill Russell de Boston en los primeros años de la NBA.

En 1946, 11 propietarios de estadios de hockey sobre hielo se unieron para formar la Basket Association of America (BAA). Sin embargo, la mayor estrella de la época, George Mikan, jugaba en la National Basketball League (NBL). La BAA consiguió, hacia 1949, que la mayoría de los equipos de la NBL se pasaran a la BAA. De esta manera, nacía la National Basketball Association (NBA), la liga más famosa del mundo.

En tanto, la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA, por sus siglas en francés, Fédération Internationale de Basketball Amateur) nació en 1932 y hoy aglutina a 213 asociaciones nacionales. Sus ocho países fundadores fueron Argentina, Checoslovaquia, Grecia, Italia, Letonia, Portugal, Rumania y Suiza. Naismith fue su presidente honorario entre 1936 y 1939.

En 1950, la FIBA comenzó a organizar el Mundial de Básquet masculino (en 1953, el femenino), torneo que en su primera edición de ese año ganó Argentina en una final jugada en el Luna Park. Fue el 3 de noviembre de 1950 con un equipo de jóvenes notables liderados por Oscar Furlong (goleador en la final con 20 puntos), Ricardo González, Roberto Viau, Rubén Menini, Juan Uder, Omar Monza, Alberto López, Pedro Bustos, Hugo Del Vecchio, Leopoldo Contarbio, Raúl Pérez Varela y Vito Liva.

Oscar Furlong, básquet. Argentina primer campeón mundial FIBA en 1950.

Y vencieron en la final a un buen equipo de Estados Unidos, tercer clasificado en la segunda liga más importante de aquel país, por debajo de la NBA. El festejo de los argentinos en ese caluroso noviembre porteño se prolongó hasta la madrugada y quedó en la historia. De hecho, es el único mundial ganado por la albiceleste que perdió las otras dos finales jugadas: 2002 contra Yugoslavia y 2018 contra España.

La poderosa FIBA, notable en la historia del desarrollo del básquet en todas las naciones del mundo cualquier sea su poderío deportivo o económico, daría otro paso importante en la hisotoria del este adeporte en 1989, aceptando que la NBA prestara a sus jugadores a la siempre temible selección de Estados Unidos que desde entonces se volvió casi imposible de vencer. 

Estrellas de la NBA en la historia

Los 90. Jordan se vuelve planetario. La NBA en los TV de todo el mundo.

La NBA, donde jugó Manu Ginóbili con un esplendor único y donde brilla ahora Campazzo en su segunda temporada, es la liga que despierta mayor interés, con fanáticos en todo el mundo. ¿Cuáles son sus mayores estrellas? Los rankings abundan, pero el de la cadena ESPN parece marcar el rumbo.

Para la ESPN, no hay dudas: Michael Jordan es el mejor de la historia, un verdadero icono del básquet. Entre 1984 y 2003, jugó en los Chicago Bulls y los Washington Wizards. En esos años increíbles y refundacionales para este deporte, Jordan le dio seis títulos a los de Chicago, con un promedio de 30 puntos por partido en toda su carrera.

No es todo lo increíble que hizo Jordan. También ganó 10 títulos de máximo anotador de la NBA. 5 MVP (equivalente al Balón de Oro europeo) de la temporada. 6 MVP de las Finales. Fue nombrado en el mejor quinteto de la NBA en diez ocasiones y en el quinteto defensivo nueve veces. Siendo un jugador tan ofensivo, fue el líder de la NBA en robos de balón durante tres años y ganó un año el premio al mejor defensor del año, que suele ser propiedad de los especialistas en defensa..

Fueron 6 fiestas inolvidables los 6 títulos festejados por los Chicago Bulls.

Sin embargo, los goles y todos los increíbles récords que marcó no explican por si solo lo ocurrido en esos años. Con una plasticidad, un genio creativo y un carisma fuera de lo común, Michael Jordan hizo que la NBA pasara de ser una gran liga estadounidense a un fenómeno planetario con un crecimiento sin igual.

Los partidos de esa liga solo reservada para los mejores jugadores del mundo, y donde había muy pocos extranjeros, comenzaron a televisarse a todos los continentes.

La por entonces no tan reconocida marca de indumentaria deportiva Nike apostó por ese chico de los Chicago firmándole un contrato sin precedentes y de golpe comenzó a vender no solo camisetas de Jordan (que se siguen vendiendo hoy mismo a 20 años de su retiro), sino toda clase de ropa deportiva, en especial, las zapatillas Air Jordan que se compran por millones en la actualidad.

El Dream Team de 1992, el mejor equipo de la historia.

Semejante conmoción mundial no pasó desapercibida para los directivos de la NBA que recién en 1989 accedieron a que sus jugadores pudieran enfrentarse con la camiseta FIBA (Federación Internacional de Baloncesto) de Estados Unidos ante selecciones de los otros países del mundo.

Desde la creación de la NBA en 1949, las estrellas de esta liga nunca concurrían a jugar para Estados Unidos ni Mundiales ni Juegos Olímpicos de la FIBA, sino que iban los más destacados jugadores universitarios de Estados Unidos.

Pero el acuerdo entre NBA y FIBA estaba en marcha y estalló en una fiesta inolvidable para la televisión planetaria. Fue en 1992, en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Y fue la aparición del llamado Dream Team, con la conducción genial de Michael Jordan, pero acompañado con otros grandes jugadores de la historia del básquetbol, como Larry Bird, Magic Johnson, Clyde Drexler, John Stockton, Scottie Pippen, David Robinson, Patrick Ewing, Karl Malone y Charles Barkley entre otros.

1992. Barcelona de fiesta. Jordan vuela. Magic Johnson dirige./AP

Ganaron la medalla de oro por paliza, aventajando a todos sus rivales por más de 30 puntos y no queriendo golear más, tal era la diferencia. Pero ya no se irían nunca de los campeonatos FIBA y ese roce entre todos los equipos mundiales permitiría que grandes jugadores de otras latitudes se convirtieran en estrellas de la NBA, como el argentino Manu Ginóbili, el español Paul Gasol, el alemán Dirk Nowitzki y actualmente, el esloveno Luka Doncic, que deslumbra a la NBA con solo 23 años.

LOS OTRAS GRANDES DETRÁS DE JORDAN

Los Angeles Lakers’ LeBron James drives to the basket against Cleveland Cavaliers’ Isaac Okoro, right, in the second half of an NBA basketball game, Monday, Jan. 25, 2021, in Cleveland. Jarrett Allen, left, and Anthony Davis watch. The Lakers own 115-108. (AP Photo/Tony Dejak)

Detrás de Michael Jordan, una constelación de estrellas pelean por el liderazgo histórico y en ese listado, por sus increíbles logros, para muchos se corta como el segundo más grande de la historia el también norteamericano LeBron James.

Actualmente en actividad con los Angeles Lakers, con quien ganó el título de 2019-2020, LeBron ya lleva 17 temporadas en la NBA donde es considerado el jugador más completo. Y para muchos especialistas, es el único que se acercó en su enorme nivel a las alturas de la trayectoria de MIchael Jordan.

James llevó a 3 equipos distintos de la NBA a jugar 10 finales nada menos, conquistando 4 campeonatos (2 con Miami, 1 con Cleveland y 1 con Los Ángeles Lakers). De sus 10 finales de la gran liga estadounidense jugó 3 contra los San Antonio Spurs de Ginóbili, Duncan y Parker. La primera con Cleveland la perdió implacablemente por 4 a 0 en 2007.

LeBron intenta parar a Manu en la final de 2014. No pudo. Cuarto título del bahiense.

Con los increíbles Miami Heat llegó a dos finales consecutivas con los Spurs, muy apretadas, con un nivel altísimo de basquetbol, ganando la primera LeBron en 2013 y perdiendo la segunda en 2014 contra unos Spurs de un gran Ginóbili y la aparición estelar de Kawhi Leonard.

En ese listado de grandes jugadores de todos los tiempos, se destacan también:

Kareem Abdul-Jabbar (7 títulos y máximo anotador de la NBA con 20 años de carrera y 38 puntos de promedio por partido). Fue un jugador brillante que integró la maravillosa maquinaria de Los Lakers de gran juego en los años 80. Un gancho y un temperamento notables. Jabbar en los Lakers de 1987. Un goleador único.

Bill Russell, de los Boston Celtics (1956-1969), quien logró la mayor cantidad de títulos de la NBA: 11 en 13 años. Fue considerado el gran rey de la NBA en el aspecto defensivo y táctito.Magic Johnson, estrella de los Lakers entre 1979 y 1996, base muy alto (2,06 m), una “máquina de crear jugadas”, hábil en todos los puestos, que distinguió a la NBA de los años 80.El maravilloso Wilt Chamberlain, con una extensa carrera (1959-1973) en los Philadelphia Warriors, los San Francisco Warriors, los Philadelphia 76ers. y los Lakers.Julius Erving. Jugador de notable talento, jugo 16 temporadas como profesional y pasó los 30 mil puntos. En las 11 temporadas con la NBA, lobró un título con los Philadelphia 76ers en la temporada 82-83. 

Imparable Kobe. Reedición de Lakers vs Boston.

Kobe Bryant, el último gran ídolo surgido de Los Ángeles Lakers, ganador de 5 títulos y recientemente malogrado en un accidente de helicóptero que le costó la vida a él, su hija y varios acompañantes.Estrellas de la FIBA en la historia

La FIBA (Federación Internacional de Baloncesto), creada en 1932 comenzó su rico historial por todo el mundo mucho antes que la prestigiosa NBA. Ya en el año 1936, en los trístes Juegos Olímpicos de Berlín celebrados ante el genocida Adolph Hitler, se jugó por primera vez por el Oro olímpico del básquetbol, que iba a ganar una selección de Estados Unidos, secundada por Canadá y México.

Con ese de 1936, el básquet se jugó en 20 ediciones de los Juegos Olímpicos. Estados Unidos participó de 19 (hizo boicot a Moscú 1980) y ganó 16 ediciones sobre las 19. Y sólo perdió con la ex Unión Soviética (1972 Munich; 1988 Seúl) y con Argentina (Atenas 2004). El otro campeón olímpico fue Yugoslavia (Moscú 1980), pero en un torneo sin el principal contendiente, que es Estados Unidos.

Drazen Petrovic (derecha) junto a Vlade Divac. Brillaron en Yugoslavia.

Desde que en 1992 la ya gloriosa e invencible NBA se sumó con sus jugadores a los Juegos Olímpicos en Barcelona, se disputaron 8 oros olímpicos. Y solo Argentina fue capaz de arrebatarle un primer puesto olímpico a los Dream Team de la poderosa liga estadounidense en 2004.

Con esta rica historia sobre su institución, en el caso de la FIBA, hablar de los mejores nos lleva a una selección que la misma Federación realizó en 1991, cuando eligió a los 50 mejores de la historia.

En el primer lugar aparece alguien indiscutible, el ruso siberiano Sergei Belov, que entre 1964 y 1980 asombró con sus jugadas en el Uralmash Sverdlovsk y en el CSKA Moscú. Ganó 11 ligas de la URSS, dos Euroligas y cuatro medallas olímpicas (1 de ellas de Oro). Encendió la llama olímpica en Moscú, en 1980, y está considerado como el mejor jugador europeo de todos los tiempos. En la selección de la FIBA, que también tiene un Salón de la Fama online, figura el croata Drazen Petrovic, quien de 1972 a 1993 pasó por varios clubes: Sibenka Šibenik, Cibona Zagreb, Real Madrid, Portland Trail Blazers y New Jersey Nets, en la NBA. Petrovic ganó una liga nacional, dos Euroligas y tres medallas olímpicas y fue figura estelar del Oro Mundial ganado en el campeonato de Buenos Aires 1990 junto a su connacional Toni Kukoc. Conocido como el “Mozart del básquet” era implacable frente al aro y también bastante ermitaño. Murió a los 28 años en un accidente automovilístico. Arvydas Sabonis marcando a otra leyenda: Shaquille ONeal.

El lituano Arvydas Sabonis, un gigante de 2,21 m, ganó seis ligas nacionales, una Euroliga y tres medallas olímpicas. De 1981 a 2003 jugó en el Zalgiris Kaunas, el CB Valladolid, el Real Madrid y los Portland Trail Blazers. Para muchos, el mejor pivot que dio Europa en la historia. Kresimir Cosic es otro croata que figura entre las estrellas de la FIBA. Comenzó en el Zadar en 1964 y continuó en la Brigham Young University, el Brest Ljubljana, el Virtus Bologna y el Cibona Zagreb, donde se retiró en 1983. Ganó ocho ligas (en Yugoslavia e Italia) y una medalla olímpica.Toni Kukoc, también croata, se destaca entre los mejores de Europa. Y si bien su trayectoria europea es increíble (Jugoplastika y Benetton Treviso, con cuatro ligas nacionales y tres Euroligas), fue en Estados Unidos donde se convirtió en estrella de elite. En los Chicago Bulls del mismísimo Michael Jordan, fue el sexto hombre de los últimos tres campeonatos de la NBA logrados por los Bulls consecutivamente entre 1996 y 1998. Toni Kukoc (derecha). en 1996 ante una implacable Brasil.

Nacido en Nueva Jersey, Nikos Galis fue un anotador imparable que brilló en Grecia. Jugó para el Seton Hall University (1975-79) y luego en el Aris Thessaloniki y el Panathinaikos, donde culminó su carrera en 1995. Obtuvo ocho ligas nacionales y una Euroliga. Algunos dicen que los Celtics se perdieron de contar con el talento de este gran escolta.El valor inconmensurable de Ginóbili

¿Y Ginóbili? Es obvio que una encuesta más moderna de los mejores jugadores de la historia de la FIBA tendría a Ginobili, el español Gasol, el alemán Nowitzki y el esloveno Doncic peleando los primeros lugares con Belov, Sabonis, Kukok y Petrovic. Y no solo por su paso en las ligas europeas sino por el enorme trabajo que han logrado en sus selecciones, tanto en Mundiales como Juegos Olímpicos, y el impacto en la NBA.

Salto olímpico. El gol imposible de Manu contra Serbia en 2004. Leyenda FIBA.

El argentino ha sido el más grande jugador argentino de la historia y está entre los 100 jugadores más importantes en la historia de la NBA. Y sin dudas es el sudamericano de más alto impacto en la liga norteamericana.

Empezó en Bahía Blanca pero saltó joven a Italia donde se convirtió en la figura del Kinder Bologna, con quien ganó una Liga de Italia, 2 copas de Italia y una Euroliga, convirtiéndose en el mejor jugador de Europa en ese momento.

Justo antes que los San Antonio Spurs del inefable técnico Greg Popovich se lo llevaran para una carrera de 16 años en la NBA con 16 ascensos a los Play Off de la mayor liga del mundo, cinco finales disputadas y cuatro campeonatos logrados siempre como figura del equipo, junto a Tony Parker y Tim Duncan.

Talento y espíritu de dos imprescindibles. Scola y Ginóbili.

Creador de jugadas inolvidables y ganador de partidos cerrados con su inteligencia y goleo para las maniobras decisivas de los últimos segundos, Ginóbili abrió el camino de la gran liga para muchos jugadores de todo el mundo que vieron en él un camino de trabajo, seriedad y talento para destacarse entre los más grandes y no como un actor secundario sino como una estrella.

Sus duelos mano a mano con gigantes como Kevin Durant, Kobe Bryant, Lebron James, James Harden, Dwyane Wade, Stephen Curry, Steve Nash y hasta el mismísimo Shaquille O’Neal forman parte de la historia grande del básquetbol mundial, ya que el argentino se destacó contra todos ellos nada menos que en semifinales y finales de la NBA.

Ginóbili fue integrante del equipo argentino que, en Indianápolis, logró vencer por primera vez a un Dream Team estadounidense de la NBA en el Mundial FIBA de 2002 (donde Argentina fue subcampeona, perdiendo injustamente con Yugoslavia). Y fue también figura estelar de la eliminación del Dream Team estadounidense en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Atenas 2004. Así jugó Manu contra Duncan. Y les metió 29 puntos!!!!

Allí, en Atenas, los argentinos liderados por Ginobili pero secundado por la Generación de Oro del básquet local (Luis Scola, Sánchez, Fabricio Oberto, Delfino, Montechia, y Nocioni entre otros) logró el Oro olímpico en una final ante Italia que puso a la Argentina en lo más alto del universo básquetbol por cuatro años.

Pero el gran partido fue la semifinal contra el Dream Team de ese 2004 que contaba con estrellas como Tim Duncan, Allen Iverson, Stephon Marbury, LeBron James, Dwyane Wade, Amar’e Stoudemire, Carmelo Anthony y Shawn Marion entre otros.

En una noche inolvidable, Argentina dominó tácticamente desde el principio al fin al Dream Team 2004. Pero era Estados Unidos y parecía increíble volver a ganarles. Pero nadie en el equipo dudó. Con un 89-81 en el tanteador final, y gran actuación de todo el equipo, los 29 puntos magistrales de Manu Ginóbili son un hito inolvidable para todo el básquet latinoamericano que se encaminaba así a la primera (y única hasta ahora) medalla de oro olímpica para toda la región.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA