¿Te fue mal en la cita de Tinder? Ahora podés reclamar la plata que gastaste para ir a medias

Te gusta alguien en Tinder. Hacés match. Empezás a chatear con esta persona y al cabo de un tiempo (o no) quedas con él o ella para comer, cenar, tomar un café o una cerveza. Se conocen cara a cara y pasáis un buen rato charlando sentados en un bar o un restaurante. Llega la…

¿te-fue-mal-en-la-cita-de-tinder?-ahora-podes-reclamar-la-plata-que-gastaste-para-ir-a-medias

Te gusta alguien en Tinder. Hacés match. Empezás a chatear con esta persona y al cabo de un tiempo (o no) quedas con él o ella para comer, cenar, tomar un café o una cerveza. Se conocen cara a cara y pasáis un buen rato charlando sentados en un bar o un restaurante. Llega la hora de pagar, un momento incómodo para muchos.

Si la cita fue bien, quizás no te importa invitar, pero ¿y si no funcionó y no se quieren volver a ver más? Quieres ir a medias pero no sabes cómo decírselo ni si es apropiado. En Holanda encontraron la solución a esta situación embarazosa. Se llama Tikkie, una aplicación móvil que cambió las citas románticas en Países Bajos.

Surgió hace tan solo 5 años, pero ya se convirtió en una aplicación esencial en muchas actividades sociales neerlandeses. Tikkie, disponible para iOS y Android, es una app gratuita que vendría a ser el Bizum español pero en lugar de usarse para enviar dinero (en la mayoría de los casos), sirve para pedirlo mediante solicitudes de pago digital, a través de WhatsApp, Messenger, SMS o código QR. En Holanda, se conoce como “hacer un tikkie”.

Tikkie, que ya cuenta con 7 millones de usuarios registrados, se ha popularizado como una aplicación para pedir dinero después de una cita o de una ruptura sentimental. Tal y como muestran algunos comentarios en Twitter que recoge el portal Magnet, los holandeses piden cantidades ridículas por razones realmente sorprendentes.

¿Quién paga? Nuevas reglas La aplicación Foto AFP

Según varios sitios web, la llegada de Tikkie a la vida sentimental holandesa cambió las reglas de las citas. Si bien los holandeses tenían la fama de ser directos y tacaños, Tikkie terminó de confirmar el mito. Una chica cuenta cómo un chico, después de dos citas, le pidió los cinco euros de los dos cafés que se había tomado con él. Otra joven explica que su cita, tras escribirle “tuve una cita genial. “¡Me encantaría volver a verte!”, le pidió los 15 euros que se gastó en el restaurante.

 Otra captura muestra como uno chico le pide a otro 0.25 céntimos de euro después de que vieran una película en su casa a través de su cuenta de Netflix. Tikkie permite enviar una solicitud con cualquier cantidad. Un hombre le pidió a una mujer con la que acababa de romper los 200 euros equivalentes al tiempo que pasaron en su piso de alquiler mientras estaban juntos. Incluso hay uno que le pidió la mitad de una botella de vino que se bebieron en un cita.

Guía práctica para solicitar un Tikkie Tikkie se extendió tanto entre la sociedad holandesa que algunos sitios web elaboraron una guía de buenas prácticas. Entre otras, recomiendan no pedir una cantidad inferior a cuatro euros y evitar solicitar el dinero inmediatamente después de la cita ni dos meses después de quedar, a no ser que se trate de una gran cantidad de dinero (30 euros).

s=20 En cualquier caso, cada cultura es diferente y cada persona hace lo que considera más oportuno para su economía. Los “sureños”, quizás por nuestro carácter, tendemos a no darle tanta importancia al dinero y vivir más al día, sin pensar en las consecuencias. Preferimos invitar a un amigo y disfrutar de una cerveza bien fresca en compañía que solos, aunque con la intención de que la próxima ronda invite el otro.

Fuente: La Vanguardia

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA