Ponen en tapa una escena de “El juego del calamar” en la previa de un partido de eliminatorias

En términos futboleros, hasta hace algunos meses, “El juego del calamar” podía hacer referencia a algún partido de Platense. Sin embargo, el boom de la miniserie surcoreana que está en Netflix convirtió a esta ficción en un tema de charla que aparece por todos lados, incluso en las eliminatorias rumbo al mundial de Qatar 2022.”Los…

ponen-en-tapa-una-escena-de-“el-juego-del-calamar”-en-la-previa-de-un-partido-de-eliminatorias

En términos futboleros, hasta hace algunos meses, “El juego del calamar” podía hacer referencia a algún partido de Platense. Sin embargo, el boom de la miniserie surcoreana que está en Netflix convirtió a esta ficción en un tema de charla que aparece por todos lados, incluso en las eliminatorias rumbo al mundial de Qatar 2022.

“Los esperamos”. Con ese título, el medio El Gráfico de El Salvador eligió ilustrar la portada del día en que su selección de fútbol recibe a la de México, por la sexta fecha del octogonal de la Concacaf. Y en la imagen aparece una escena característica de la historia que rompió todos los récords en el streaming 2021.

Y allí está ella, la muñeca del juego “luz roja, luz verde”, la tenebrosa niña gigante que en la historia de Hwang Dong Hyuk gira su cabeza tratando de detectar los movimientos de los participantes. En este caso, la versión del folclore futbolero la muestra ladeada por dos hombres con capuchas y máscaras, ya no de color rojo sino azul, como la bandera salvadoreña.

La portada de El Gráfico de El Salvador, con su propia versión de “El juego del calamar”.

“El Salvador recibe a México en el partido que más esperábamos de la octogonal”, definen los locales, que marchan en la sexta posición del certamen, con 5 puntos, a dos del cuarto, Canadá, el equipo que estaría clasificando al repechaje. El Tri de Gerardo Martino, por su parte, se ubica en la cima del grupo, con 11 unidades.

La rivalidad entre El Salvador y México es de las más calientes de la región, donde la diferencia entre grandes y chicos se hace muy notoria en instancias definitorias. “Al Mundial no vamos pero a México le ganamos” es el grito de guerra favorito de los fanáticos de “La Selecta”, tal es el nombre que identifica a los blanquiazules.

Según cuentan, el origen de este encono hacia los mexicanos nació en los años noventa cuando en las eliminatorias del Mundial de Estados Unidos 1994, el mítico delantero Hugo Sánchez afirmó con tono soberbio: “Ni por accidente perderemos en el Cuscatlán”. El equipo azteca viajaba confiado hasta ese recinto, ya que nunca había perdido ante El Salvador.

El clima hostil que se vivió tanto fuera como dentro del estadio colmado por 50 mil espectadores, tomó carácter mitológico, y ese fervor se trasladó al campo de juego, con acciones violentas de todo tipo. En una de ellas, el por entonces delantero del América, Paco Uribe, sufrió un golpe que casi lo deja sin uno de sus ojos y pasó ocho meses recuperándose de la lesión, perdiéndose el Mundial.

Sí, porque México cumplió con la lógica y terminó clasificando a USA 94. Pero aquella noche, en El Salvador, cayó 2-1. ¿Se repetirá la historia?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA