Se achica la brecha entre los precios de la carne y del pollo

La estabilización en los precios de la carne vacuna a partir de los límites impuestos por el Gobierno a las exportaciones para contener los precios en el mercado interno, produjo una reducción de la brecha entre los precios del asado y el pollo, elegido por los consumidores para sustituir al alimento más clásico de la canasta…

se-achica-la-brecha-entre-los-precios-de-la-carne-y-del-pollo

La estabilización en los precios de la carne vacuna a partir de los límites impuestos por el Gobierno a las exportaciones para contener los precios en el mercado interno, produjo una reducción de la brecha entre los precios del asado y el pollo, elegido por los consumidores para sustituir al alimento más clásico de la canasta familiar. En el acortamiento de esa brecha jugó además un aumento del precio del pollo que, en septiembre se apreció 5,8% respecto del mes anterior, mientras que la carne vacuna se mostró más estables (-0,1%)

De esta manera, si en agosto de 2021, 1 kilo de asado equivalía a 3,58 kilos de pollo, en septiembre de 2021, 1 kilo de asado equivalía a 3,37 kilos de pollo. En cambio, frente al corte de carne porcina, pechito de cerdo, el asado mostró un precio relativo significativamente superior, (+17,4%). La relación cambió así: en septiembre de 2020 por cada kilo de carne se compraba 1,16kg de cerdo. Ahora, por cada kilo de carne vacuna se compra 1,36 kilogramos de carne de cerdo.

“El abaratamiento de la carne vacuna respecto al pollo durante el mes de agosto fue de 5,9%”, según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) con datos del Instituto de la Carne Vacuna (IPCVA) que fueron recogidos durante la primera y la segunda quincena del mes de septiembre de 2021.Los precios corresponden a una muestra de 80 carnicerías de Capital y GBA, relevadas telefónicamente. Mientras que el seguimiento de los precios en supermercados se hizo en 40 puntos de venta relevados de forma presencial.

La estabilización de los precios en las carnicerías se dio en el último mes. Sin embargo, venían con un envión más fuerte que el de la inflación. En términos interanuales, es decir, respecto de septiembre 2020, la variación de precios nominales de la carne fue del 72,7%. Es decir, se encuentran aún por encima de la variación de precios minoristas del período (+51,4%). Mientras que el pollo y el cerdo subieron más en el mismo lapso. Aunque también habían registrado menor nivel de incrementos: en los últimos doce meses el pollo aumentó 61,8%, mientras que el pechito de cerdo trepó 49,7%

En este contexto, y según las zonas, un kilo de asado promedió los $672,89 en septiembre, el vacío, $780,14 y la cuadrada para milanesas $755,89. Mientras que el pollo se vendió a $199,69 y el cerdo a $494,21.

De acuerdo con los datos del IPCVA, los cortes con mayor variación de precios en el último año fueron:  lomo (84,1%) y tortuguita (77,9%). Mientras que los cortes parrilleros más consumidos como el vacío, subieron 76,4% y el asado de tira (75,8%), 

Entre los cortes que menos aumentaron en el año se ubicaron la carne picada común (59,3%), las hamburguesas caseras por kg (62,8%), la picada especial (65,8%), la falda (66,4%) y la carnaza común (67,7%).

El Gobierno redobló en las últimas horas su política para contener los precios de la canasta familiar. Especialmente los de la carne que pesa entre 7% y 13,3% sobre el índice de precios minoristas del INDEC, según se trate del GBA o de la zona Noreste, respectivamente. En este sentido, fue llamado a seguir de cerca la evolución de los precios, el flamante secretario de Comercio, Roberto Feletti, que llegó el fin de semana pasado para reemplazar a  su ex par, Paula Español.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA