Tras el asesinato de su hermano, habló Miguel Torrén: “Ya no se puede vivir en Rosario”

Miguel Torrén​ debió transitar varios momentos complicados a lo largo de su vida, pero en el fútbol encontró un refugio que lo alejó de los problemas. Desde el fallecimiento de su madre, hasta el asesinato de sus tres hermanos en los últimos 11 años, cada uno de estos factores sirvió para formar la personalidad del…

tras-el-asesinato-de-su-hermano,-hablo-miguel-torren:-“ya-no-se-puede-vivir-en-rosario”

Miguel Torrén​ debió transitar varios momentos complicados a lo largo de su vida, pero en el fútbol encontró un refugio que lo alejó de los problemas. Desde el fallecimiento de su madre, hasta el asesinato de sus tres hermanos en los últimos 11 años, cada uno de estos factores sirvió para formar la personalidad del defensor que hoy en día se desempeña en Argentinos Juniors.

“Gracias a Dios, a mí se me cruzó una familia muy buena que me ayudó a salir de la situación difícil que estaba pasando, el fútbol me ayudó a salir de un barrio complicado, allá en Rosario está cada vez más complicado”, asegura Miguel, quien en las últimas semanas sufrió el asesinato de su hermano Luis tras una balacera.

Miguel Torrén dialogó con TN tras el duro episodio en el que perdió a su hermano Luis, quien fue asesinado en la ciudad de Rosario. (Prensa Argentinos Juniors)

El zaguero inició su carrera profesional en Newell´s, y posteriormente tuvo un paso por el fútbol paraguayo previo a recalar en Argentinos Juniors, donde encontró su lugar en el mundo. Sus hermanos fallecidos residían en Rosario, una de las ciudades con mayores tasas de criminalidad en el país, y Torrén es contundente en referencia a esto: “Ya no se puede vivir ahí”.

El hombre que defiende la camiseta del “Bicho” de la Paternal se lamenta por la situación que está atravesando la ciudad que lo vio crecer, y manifiesta: “No se puede vivir, ya no es más como antes, hay mucha gente que hace maldades, no te podés sentar en la vereda a tomar mates con tu familia o una gaseosa con tus amigos porque puede pasar cualquier cosa y lo más triste es que nadie hace nada. Da mucha bronca la impunidad y así, lamentablemente, las cosas van a seguir pasando”.

“Ahora, por parte de mi hermano, quedaron dos sobrinos que están con sus tíos. Hablamos, trato de aconsejarlos para que hagan las cosas bien y ojalá puedan entender que estar en la calle no es fácil, más como está hoy la situación en Rosario”, explica Torrén, que aún procesa el golpe del fallecimiento de su hermano.

El zaguero santafesino integró varios seleccionados juveniles durante sus inicios en el fútbol. (Juan Ignacio Roncoroni/Pool via AP)

Durante su adolescencia, y mientras sus hermanos se criaban en la ciudad de Rosario, Miguel se buscó su futuro en el norte del continente. El defensor lanzó su carrera en Venezuela, donde le tocó vivir con la familia Velázquez. El santafesino recuerda sus tiempos en el país de la “Vinotinto”, y comenta: “Si no hubiera sido por ellos me hubiese criado en la calle y mi vida hubiera sido totalmente diferente. Me enseñaron el respeto, la humildad, lo que estaba bien, qué camino debía tomar”.

“Sigo en contacto con ellos porque no me olvido de quién estuvo en los peores momentos, ni de dónde salí, porque el día de mañana es con la gente con la que podés contar y el lugar al que podés volver. Me aferro mucho a eso, a mi familia y a los verdaderos amigos, los que están en los peores momentos”, declara para cerrar el tema.

Hoy en día, Miguel Torrén se encuentra casado y con tres hijos, algo que le permitió progresar. Al ser consultado por la relación entre su familia y los delitos que marcaron su vida, el defensor asegura: “Tengo que mostrarles que son obstáculos, que no se los deseo a nadie, pero que pueden llegar a pasar por situaciones similares y hay que aferrarse a la familia y sacar fuerzas de donde sea”.

El zaguero se desempeña en Argentinos Juniors desde el año 2010.

A pesar del duro golpe, Miguel se encuentra confiado sabiendo que logrará salir adelante gracias al fútbol y a su familia. “Pese al momento durísimo que estoy pasando, el viernes me integré al grupo, estoy entrenando a la par de mis compañeros y quiero jugar y defender al equipo desde adentro el miércoles ante Patronato. Gabi (Milito) lo sabe, me conoce, sabe que soy fuerte de cabeza y estoy a disposición”, declara el defensor, quien espera formar parte del once de Argentinos Juniors, que enfrentará mañana a Patronato en condición de local.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA