Por qué Novak Djokovic se fue, “con el corazón lleno de alegría”, a pesar de la derrota

Tenía mucho en juego Novak Djokovic en la final del US Open. La chance de conquistar su 21° Major, romper el empate con Roger Federer y Rafael Nadal y quedar como el máximo ganador de la historia en esta categoría. La posibilidad de transformarse en el tercer jugador de la historia -y el primero desde…

por-que-novak-djokovic-se-fue,-“con-el-corazon-lleno-de-alegria”,-a-pesar-de-la-derrota

Tenía mucho en juego Novak Djokovic en la final del US Open. La chance de conquistar su 21° Major, romper el empate con Roger Federer y Rafael Nadal y quedar como el máximo ganador de la historia en esta categoría. La posibilidad de transformarse en el tercer jugador de la historia -y el primero desde Rod Laver en 1969- en conseguir el Grand Slam calendario. Y la oportunidad de ponerle el broche de oro a una temporada extraordinaria. Por eso, la decepción fue grande. Y por eso, el serbio no pudo contener las lágrimas, que comenzaron a humedecerle los ojos ya en los últimos games del partido que perdió ante Daniil Medvedev.

Aunque el llanto de Nole no fue solo de tristeza. El número uno del mundo se quebró ante el apoyo y el aliento del público, que en esta ocasión -a diferencia de otras en el pasado- lo eligió como favorito.

“Parte de mí está triste, por supuesto. Esta derrota es difícil de tragar, considerando todo lo que podía conseguir. Pero por otro lado, sentí algo que nunca había sentido antes aquí en Nueva York. La gente me hizo sentir muy especial. Me sorprendió gratamente”, aseguró, conmovido, el serbio. “Hoy, aunque no gané el partido, mi corazón está lleno de alegría y hoy soy el hombre más feliz del mundo. Ustedes tocaron mi alma”. 

Djokovic, para muchos el mejor tenista de todos los tiempos por sus logros deportivos, siempre se sintió “menos querido” que sus compañeros del Big 3, con quienes sigue empatado en cantidad de trofeos “grandes”, al menos por ahora. Aunque tiene un gran séquito de seguidores incondicionales, nunca pudo “conquistar” al público en general, como sí lo hicieron el suizo y el español. Y en sus partidos, los fanáticos siempre solían volcarse para el lado de su rival. Pero en la final ante Medvedev, fue el claro preferido de la gente. Y él lo agradeció.

“La cantidad de apoyo, energía y cariño que recibí del público fue algo que recordaré siempre. Por eso, en el cambio (de lado, el último del partido), se me escaparon las lágrimas. La emoción y la energía eran tan fuertes. Es tan fuerte como ganar 21 Grand Slams. Así es como me sentí, sinceramente. Me sentí muy, muy especial”, comentó.

El balcánico, que nunca se sintió cómodo en el partido ni pudo sacar a relucir en ningún momento su mejor versión, reconoció que su rival fue un ganador más que justo.

“Todo el crédito para él, su mentalidad, su enfoque, su juego, todo… Él fue sin dudas el mejor jugador y mereció ganar. Por supuesto que estoy decepcionado con mi actuación. Sé que podría y debería haber jugado mejor. Pero esto es un deporte. A veces ganás y a veces perdés. Esta es un derrota muy dura. Pero la verdad, estoy feliz por Daniil, porque es un buen tipo y se lo merece. Realmente”, afirmó Djokovic.

“Daniil fue sin dudas el mejor jugador y mereció ganar”, aseguró Djokovic. Foto Danielle Parhizkaran-USA TODAY Sports

“No tuve buenas sensaciones en la pista. Sólo en energía me sentí lento. Creo que el punto de inflexión estuvo al inicio del segundo set cuando no pude aprovechar algunos puntos de quiebre. Estuve muy cerca y quien sabe que hubiera sucedido si le rompía el saque”, aseguró. 

El serbio admitió que más allá del cansancio físico acumulado de este torneo y los últimos meses, lo anímico jugó un papel importante en la final.

“Es cierto que pasé más horas que Daniil en cancha en este certamen. Pero también, los últimos cinco o seis meses han sido emocionalmente muy exigentes para mí, con los Grand Slam, los Juegos Olímpicos y haber jugado en mi casa, en Belgrado. Todo se ha unido aquí y se han acumulado todas las emociones por las que pasé… Por supuesto, hoy me faltaba otro título de Slam, pero tengo que estar orgulloso de todo lo que conseguí”, afirmó Djokovic.

Y dejó claro que, por más que esta caída le haya dolido, no logró sacarle las ganas de seguir trabajando y buscando la gloria.

“En el tenis aprendemos muy rápido a pasar la siguiente página. Muy pronto tendré más retos. Aprendí a superar este tipo de derrotas duras en las finales de los Grand Slams, que son las que más duelen. Todavía amo el tenis y todavía me siento muy bien en la cancha. Y todavía tengo deseos de ganar. Mientras tenga motivación y esa flama interna, seguiré intentándolo”, aseguró. 

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA