Tres pupilos de Bielsa en el Leeds, tres historias que reivindican una de las virtudes menos ponderadas del “Loco”

La vocación ofensiva de su equipo y los riesgos defensivos que ella a veces acarrea. El coraje para plantarse ante rivales a priori superiores. El respeto que le profesan sus colegas. Sus didácticas conferencias de prensa. Los contrapuntos con sus traductores. El taburete sobre el que se sienta durante los partidos. Esos aspectos se abordan…

tres-pupilos-de-bielsa-en-el-leeds,-tres-historias-que-reivindican-una-de-las-virtudes-menos-ponderadas-del-“loco”

La vocación ofensiva de su equipo y los riesgos defensivos que ella a veces acarrea. El coraje para plantarse ante rivales a priori superiores. El respeto que le profesan sus colegas. Sus didácticas conferencias de prensa. Los contrapuntos con sus traductores. El taburete sobre el que se sienta durante los partidos. Esos aspectos se abordan a menudo cuando se habla de la labor de Marcelo Bielsa en Leeds. Menos se pone el foco sobre su capacidad para potenciar jugadores que hace un par de años volaban debajo del radar de la mayoría y hoy brillan en la Premier League, son codiciados por equipos top y se abren camino en sus selecciones.

Este no es un hecho inédito en el derrotero profesional de más de tres décadas del rosarino. Los memoriosos recordarán el nivel superlativo que bajo su gestión alcanzaron en Newell’s futbolistas como Fernando Gamboa, Julio César Saldaña o Cristian Domizzi. Unos años después, con él en Vélez dieron el gran salto Martín Posse y Patricio Camps. Fronteras afuera, en el Athletic de Bilbao hizo despegar a Javi Martínez, Ander Herrera, Fernando Llorente e Iker Muniain. Ahora el turno les llegó a tres de sus pupilos en Leeds.

Cuando el Loco llegó en junio de 2018, Kalvin Phillips llevaba ya ocho años en el club, pese a que tenía solo 22. Integrante de una familia de fanáticos de los Whites (tan fanáticos como él), el mediocampista había tenido que atravesar la etapa más oscura de un equipo histórico en el Reino Unido. El entrenador vio en él marca férrea, buen juego aéreo, pero también una depurada técnica. Sin embargo, detectó un problema: su peso.

“Yo no estaba en mi mejor forma. Él nos dijo a todos que quería que bajáramos de peso y que debíamos comer menos. Tuve que reducir la grasa corporal y cada semana fui reduciendo la cantidad que comía”, contó en una entrevista publicada en noviembre de 2020 en el diario The Times. Los resultados empezaron a verse pronto. Ese mejor acondicionamiento físico le permitió transformarse en el factor de equilibrio de Leeds, parado delante de la línea defensiva y dando respaldo para las trepadas constantes de los laterales.

Sus buenas actuaciones en las dos temporadas del equipo bajo gestión de Bielsa en el Football League Championship no solo terminaron de convertirlo en ídolo en su club (“Él es mágico, sabés, Phillips, el Pirlo de Yorkshire”, cantan los hinchas), sino que también lo pusieron bajo la lupa del entrenador del seleccionado inglés, Gareth Southgate, quien lo hizo debutar el 8 de septiembre de 2020, en el empate 0 a 0 con Dinamarca en Copenhague por la Liga de las Naciones.

Kalvin Phillips fue el primer jugador de Leeds en vestir la camiseta del seleccionado inglés en 16 años. (Foto: Zsolt Szigetvary / MTI via AP)

Así, Phillips se convirtió en el primer jugador de Leeds en vestir la casaca inglesa en más de tres lustros (Alan Smith había sido el último, en 2004). Cuando alcanzó ese logro, todavía no había disputado siquiera un minuto en la Premier League. Recién hizo su estreno cuatro días después, en el primer partido de Leeds en la máxima categoría tras 16 años de ausencia (perdió 4 a 3 con Liverpool en Anfield).

Desde entonces, se convirtió en una fija para Southgate: disputó 16 partidos, 15 como titular, entre ellos los siete de los Tres Leones en la Eurocopa. “Nos permite jugar con cuatro jugadores de ataque”, explicó el DT durante el torneo continental en el que su conjunto fue subcampeón. El pasado jueves, en el reinicio de las Eliminatorias para Catar 2022, Phillips dio el presente nuevamente en la goleada 4 a 0 contra Hungría en Budapest.

Al momento de explicar este salto en su trayectoria, el mediocampista fue claro. “Marcelo Bielsa fue una parte importante de mi carrera y de mi vida. Me mejoró como persona y como futbolista. Sin él, yo no estaría hoy en este lugar”, sostuvo durante la Euro. Y reveló una situación que ilustra ese aprecio recíproco: “Cuando me convocaron a la Selección, Bielsa me regaló una camiseta suya de cuando jugaba. Yo después le regalé la que usé en mi debut”.

El jueves, mientras Kalvin Phillips se lucía sobre el césped del Puskás Arena de Budapest, desde el banco lo observaba Patrick Bamford, quien por primera vez había sido convocado al seleccionado mayor. Southgate ya había trabajado con él en el combinado sub-21 entre 2013 y 2014 y ahora está decidido a darle una chance en el elenco superior. “Había estado cerca al final de la temporada pasada y esta es una buena oportunidad para que venga. Su progreso con Leeds fue excelente”, justificó el entrenador.

Patrick Bamford, el goleador que encontró su lugar en el mundo en Leeds. (Foto: Frank Augstein / Reuters)

Para el centrodelantero, el sendero fue mucho más sinuoso que para Phillips, pero terminó de enderezarse en el mismo punto. Después de deambular por equipos menores de la Premier League (casi sin tener minutos en el campo), del Championship y de la League One, siempre cedido por Chelsea, y de perder con Middlesbrough una chance de ascender en la temporada 2017/18 (cayó en los playoffs con Aston Villa), aterrizó en Leeds junto con Bielsa.

Su primera temporada fue un calvario. Dos lesiones ligamentarias hicieron que se perdiera más de 20 partidos. Recién en el segmento final de la campaña logró volver y arrebatarle la titularidad al jamaiquino Kemar Roofe. Pese a los problemas físicos y su falta de efectividad frente al arco, el entrenador veía algo en ese delantero al que le había regalado una inusual demostración pública de afecto cuando se estaba recuperando de su primera lesión: durante un entrenamiento, había trotado 30 metros para abrazarlo luego de que convirtiera en una práctica de definición.

Bamford, un atacante considerado torpe y falto de temple, pagó esa confianza con juego y goles: hizo 16 en la temporada de la consagración en el Championship y 17 en la del regreso a la Premier League. “Probablemente él haya visto algo en mí que muchos entrenadores no vieron. A cualquier futbolista lo ayuda mucho encontrar a un entrenador que realmente cree en él”, explicó en abril de este año en una entrevista publicada en The Athletic.

Sus goles no solo lo llevaron a la Selección, sino que además lo pusieron en la vidriera grande. Su nombre sonó en estas semanas como el elegido por Tottenham para reemplazar a Harry Kane si el atacante era transferido a Manchester City. Ninguno de los dos se mudó. Y Bamford firmó una extensión de contrato hasta 2026.

Otro de los aciertos del Loco, aunque más reciente, fue el brasileño Raphinha, quien había abandonado su país a los 19 años, a principios de 2016, y había pasado por Vitória de Guimarães y Sporting de Lisboa, en Portugal, y por el Rennes francés sin demasiado suceso. A cambio de 18 millones de euros (un precio bajo para el mercado europeo), llegó a Leeds en octubre del año pasado, con la temporada ya iniciada.

Con su velocidad y su habilidad para desequilibrar por las bandas, le arrebató la titularidad al portugués Hélder Costa, uno de los pilares en el ascenso a la Premier (hoy está en Valencia), y fue uno de los puntos más altos de la campaña pasada (hizo seis goles y dio nueve asistencias en 30 partidos). Tanto que Liverpool y Manchester United se interesaron por sus servicios. Sin embargo, ninguno de los dos pasó del dicho al hecho.

El brasileño Raphinha, otro de los aciertos de Marcelo Bielsa en Leeds. (Foto: Ed Sykes / Reuters)

También llamó la atención de Tite, que lo había convocado por primera vez para esta triple fecha de las Eliminatorias. “Lo estuvimos siguiendo durante mucho tiempo. Tiene una técnica de regate muy acentuada, combina velocidad con calidad técnica, da un elevado número de asistencias y marca goles importantes, decisivos”, lo elogió el entrenador del seleccionado brasileño.

De todos modos, Raphinha tendrá que esperar para vestir por primera vez la casaca del Scratch debido a que es uno de los nueve futbolistas que fueron desafectados el lunes debido a la inflexible postura de la Premier League de no permitir que los jugadores que se desempeñan en sus clubes viajaran a disputar partidos con sus seleccionados en países incluidos en la lista roja confeccionada por el Gobierno del Reino Unido.

Además de Kalvin Phillips, Patrick Bamford y Raphinha, Bielsa también les dio vuelo a otros jugadores sin gran currículum como el joven arquero francés Illan Meslier, Luke Ayling, Stewart Dallas y Jack Harrison. Con ellos, armó un equipo que se anima a dar batalla a los gigantes con billeteras obesas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA