Texas sienta un precedente fuerte contra Facebook: ahora es ilegal eliminar cuentas por “posturas políticas”

El estado de Texas declaró a fines de esta semana que es ilegal que las redes sociales eliminen cuentas de usuarios “simplemente debido a sus posturas políticas”. Sucede que Sectores conservadores vienen acusado a Facebook, Twitter y otros gigantes de las redes sociales de reprimir sus voces sin proporcionar pruebas que respalden los reclamos. Con…

texas-sienta-un-precedente-fuerte-contra-facebook:-ahora-es-ilegal-eliminar-cuentas-por-“posturas-politicas”

El estado de Texas declaró a fines de esta semana que es ilegal que las redes sociales eliminen cuentas de usuarios “simplemente debido a sus posturas políticas”.

Sucede que Sectores conservadores vienen acusado a Facebook, Twitter y otros gigantes de las redes sociales de reprimir sus voces sin proporcionar pruebas que respalden los reclamos. Con el antecedente del bloqueo al al expresidente Donald Trump de casi todas las redes sociales.

Trump fue expulsado de Facebook y Twitter después de que un grupo atacara el Capitolio en enero, en un intento por evitar que su sucesor, elegido legítimamente, asumiera el cargo. Hubo muertos durante el ataque y existía la preocupación de que Trump usara las redes sociales para incitar más violencia.

“Las redes sociales se convirtieron en nuestra plaza pública moderna”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, después de promulgar el proyecto de ley este jueves.

“Son un lugar para un debate público saludable donde la información debería poder fluir libremente, pero hay un movimiento peligroso de las compañías de redes sociales para silenciar puntos de vista e ideas conservadoras”.

Cómo es la ley y qué problemas se abren Greg Abbott, gobernador de Texas. Foto AP

La ley prohíbe que las plataformas con más de 50 millones de usuarios eliminen o remuevan personas basándose en sus posturas políticas.

Se esperaba que la ley entrara en conflicto con derechos constitucionales de las empresas privadas a la hora de decidir qué se expresa en sus plataformas.

Sin embargo, claro, hay contraargumentos: “Este proyecto de ley abandona valores conservadores, viola la Primera Enmienda y obliga a los sitios web a alojar contenido obsceno, antisemita, racista, de odio, en resumen: contenido horrible”, advirtió Steve DelBianco, presidente de la asociación NetChoice.

“La moderación de las publicaciones de los usuarios es fundamental para mantener la seguridad en la red para las familias de Texas, pero este proyecto de ley pondría al gobierno de Texas a cargo de las políticas de contenido”.

La ley entrará en vigor en diciembre, pero podría enfrentar desafíos legales.

En mayo, Florida aprobó una ley que prohibía las redes sociales de los políticos desestructurados.

Sin embargo, algunas partes de ese proyecto de ley fueron suspendidas por un juez federal, quien dictaminó que violaba el derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda.

Otra ley de Texas, que cambia las reglas sobre el aborto en el estado, está siendo cuestionada actualmente por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Las empresas de redes sociales dicen que no restan importancia a las opiniones y personalidades conservadoras a propósito.

Las figuras conservadoras suelen publicar algunas de las páginas más populares en línea. Facebook y Twitter se negaron a comentar. Google, propietario de YouTube, también se negó a comentar.

Y las peleas se vienen dando también en la política: el año pasado, el senador Ted Cruz cargó contra Jack Dorsey, fundador de Twitter, por esta polémica. 

La suspensión de Trump y la toma del CapitolioTrump fue suspendido tanto de Facebook como de Instagram después de que el consejo asesor de contenido de la compañía cancelara de manera temporal sus perfiles en estas redes sociales, al considerar que era responsable de los episodios de violencia del 6 de enero en el Capitolio.

La empresa comandada por Zuckerberg decidió penalizar a Trump con el máximo de la pena tras considerar que existieron riesgos para la seguridad pública.

Jacob Anthony Chansley, uno de los fans de Donald Trump que asaltó el Capitolio yen enero pasado. Foto DPA

Facebook, dueño también de Instagram, había explicado que Trump podrá volver a activar sus perfiles a partir de enero de 2023, previo análisis de la empresa para verificar si su presencia en esas redes continúa poniendo en peligro la seguridad.

“Evaluaremos los factores externos, incluyendo casos de violencia, restricciones en reuniones pacíficas y otros indicadores de disturbios civiles. Si determinamos que todavía existe un riesgo grave para la seguridad pública, ampliaremos la restricción por un período de tiempo determinado y continuaremos reevaluando hasta que ese riesgo haya disminuido”, había argumentado la empresa en un comunicado.

La suspensión de la cuenta de Trump de facebook se mantuvo por “riesgo grave de violencia”.

La ley de Texas intenta contrarrestar esta disputa política que, en el fondo, afecta al funcionamiento de la democracia de los Estados Unidos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA