Misiones | Tiene autismo y se hizo maestro voluntario para cambiar realidades sociales:  fue reconocido a nivel mundial por su “sistema de pedagogía de emergencia”

Julio Manuel Pereyra es autista y trabaja hace 8 años como maestro itinerante, recorrió cuatro provincias y hace cuatro años vive en Misiones. Trabaja en la educación comunitaria guiado por su vocación y convicción de que la educación a través de un sistema de pedagogía de emergencia como bandera para transformar realidades es posible. Su…

misiones-|-tiene-autismo-y-se-hizo-maestro-voluntario-para-cambiar-realidades-sociales:- fue-reconocido-a-nivel-mundial-por-su-“sistema-de-pedagogia-de-emergencia”

Julio Manuel Pereyra es autista y trabaja hace 8 años como maestro itinerante, recorrió cuatro provincias y hace cuatro años vive en Misiones. Trabaja en la educación comunitaria guiado por su vocación y convicción de que la educación a través de un sistema de pedagogía de emergencia como bandera para transformar realidades es posible. Su tarea fue reconocida por distintas organizaciones del mundo.

Julio es oriundo de Uruguay y llegado a la Argentina decidió renunciar a la Educación formal y estructural para abocarse plenamente a la tarea comunitaria como maestro a través del proyecto Camino de Tiza,  adentrándose de esta manera a panoramas muy distintos. Su decisión de enseñar fuera de las aulas se origina a través de la necesidad de transformar realidades aplicando un sistema pedagógico de emergencia.

Leé también: Salta | Un estudiante wichi camina más de una hora para ir a la escuela y fue nominado por la Unesco para un importante premio El proyecto inicia en un basural en Paso de los Libres Corrientes, desde entonces ha recorrido cuatro provincias, ha caminado 28 comunidades, creó 14 escuelas, 12 espacios de primera infancia y hace cuatro años está radicado en Misiones, trabajando con varias comunidades Mbyá y barrios, generando propuestas junto a Centros de Atención Primaria de la Salud y Centros Integradores Comunitarios.

“Encontrar niños comiendo, trabajando y viviendo de la basura en Corrientes, no escolarizados, con tasas discontinua y analfabetos, me llevó a replantearme que intervención educativa se necesitaba hacer en estos contextos, tanto que fueran desde el braille, la lengua de señas, la educación alternativa aumentativa, el guaraní, el re institucionalizar a los niños, pero desde procesos pedagógicos, es decir educando, el rol de un maestro, a la vez generar e impulsar políticas públicas”, explicó el docente de 35 años que hace ocho años atrás se desempeñaba como director de un establecimiento educativo.

«La idea es siempre ayudar desde donde se está, entendiendo siempre que uno tiene que ser el docente que hubiera querido para transformarse en el que mañana quisiera para sus hijos”.

Sobre la metodología de trabajo aplicada que lo ha llevado a ser reconocido internacionalmente por distintas organizaciones, inclusive a ser replicada en la India, Julio explicó.  “Trabajamos una pedagogía de la emergencia, haciendo alfabetización inicial, haciendo apoyo escolar y lo que tiene que ver con procesos terapéuticos pedagógicos de niños con discapacidad, la idea es formar referentes pares trabajando con padres con auxiliares indígenas y educadores de primera infancia, en mecanismos y estrategias en atención especialmente a niños con dislexia, sordos, ciegos y todo lo que tiene que ver con problemática del aprendizaje”.

Lee también: El emotivo mensaje de un profesor a su alumna durante un examen: “Nunca dejes de creer en ti” Asimismo, el educador, que posee una extensiva formación académica a la que no busca presumir, conmovido por las condiciones y situaciones que lo llevaron a encaminarse en el proyecto señaló que el logro real de Camino de Tiza más que contención está directamente relacionado con el impacto pedagógico. “En las 14 comunidades que trabajamos tenemos cero casos de dengue, no tenemos embarazo infantil, el 100% de los niños están escolarizados, y erradicamos en analfabetismo a los mayores de 8 años, no tenemos casos de desnutrición, no hay un solo registro de trata de personas, algo muy significativo en el caso de Misiones y no tenemos casos de abuso sexual y esos son los grandes impactos de Caminos de Tiza, no hay una evolución en el sentido de que siempre fue estratégico y situacional, es atender la problemática propia y una pedagogía de la emergencia, cada comunidad necesita algo específico” agregó.

Sobre el compromiso de los educadores, quienes ejercen un rol fundamental en el presente y futuro de los niños, Pereyra sostuvo; “En realidad la idea no es formar parte de, sino transformar propuestas, yo no pido que todos sean el maestro peregrino errante que soy yo, muchas veces las propuestas son simples, ayudar a los vecinos que están en la esquina, a los niños que después de post pandemia están con problemas de re escolarización, le está dando el wifi para que un niño pueda estudiar”.

maestro con autismo en Misiones Fotos: Border periodismo

MG-EP