Leylah Fernández y Emma Raducanu, la final del US Open: ¿primer paso a la leyenda u otro breve pase de posta?

La canadiense Leylah Fernandez, de 19 años, y la británica Emma Raducanu, de apenas 18, jugarán este sábado la segunda final más joven de la historia en el US Open. La primera data de 1999 y fue entre dos jugadoras que eventualmente se convertirían en leyenda: la estadounidense Serena Williams y la suiza Martina Hingis, que…

leylah-fernandez-y-emma-raducanu,-la-final-del-us-open:-¿primer-paso-a-la-leyenda-u-otro-breve-pase-de-posta?

La canadiense Leylah Fernandez, de 19 años, y la británica Emma Raducanu, de apenas 18, jugarán este sábado la segunda final más joven de la historia en el US Open. La primera data de 1999 y fue entre dos jugadoras que eventualmente se convertirían en leyenda: la estadounidense Serena Williams y la suiza Martina Hingis, que en ese entonces tenían 17 y 18 años, respectivamente.

La tan ansiada final, que dará comienzo a partir de las 17.20 (hora de Argentina) en el estadio Arthur Ashe, pista central de Flushing Meadows, será televisada por la pantalla de ESPN.

El camino del Abierto de los Estados Unidos fue largo, y para llegar hasta esta instancia tuvieron que vencer en semifinales a grandes candidatas. Por el lado de Fernández, se impuso 7-6, 4-6, 6-4, contra la bielorrusa Aryna Sabalenka, que ocupa el puesto número dos del ranking WTA, en un partido que duró dos horas y 21 minutos, mientras que Raducanu lo hizo ante la griega y decimoséptima favorita, Maria Sakkari, imponiéndose 6-1, 6-4 en un tiempo de una hora y 23 minutos.

La canadiense Leylah Fernandez reacciona después de ganar su partido de semifinal. Foto: Ed Jones / AFP

El US Open es una competencia que siempre deja sorpresas y batacazos entre las jugadoras y una de ellas fue la victoria de Leyla sobre la campeona vigente y ganadora también en 2018, la japonesa Naomi Osaka, número tres del escalafón, en las instancias para avanzar a octavos de final, que le crearon una motivación extra para hoy poder estar en la pelea por el título.

No fue la canadiense la única en sorprender en la competencia. Raducanu no se quedó atrás y fue dejando rivales por el camino sin haber cedido un solo set, entre ellas a la flamante campeona olímpica suiza Belinda Bencic, triunfo que le aseguró el pasaje a semifinales, donde continuó con su marcha arrasadora.

Las actuaciones de ambas ya son legendarias. Quedará por develar un gran misterio porque de cualquier manera este resultado catapultará a una a la historia eterna de los Grand Slams: ¿qué les deparará el futuro?

Emma Raducanu de Gran Bretaña sonríe durante una sesión de entrenamiento. Foto: Matthew Stockman / AFP

O mejor dicho: ¿podrán encumbrarse de modo sostenido, como hicieron las otras adolescentes que definieron el título, aquellas pequeñas Serena y Martina? El tenis femenino lo necesita, precisa de figuras que copen la escena, aunque no vaya a ocurrir (sería demasiado pretencioso) lo que lograron Novak Djokovic, Rafael Nadal y Roger Federer en la ATP.

Osaka parece ir por ese camino, ya que ganó cuatro en la misma cantidad de temporadas, pero el resto, con el tibio atisbo de Ashleigh Barty, no parece poder seguir el ritmo: contando este, los últimos 20 Majors habrá tenido 14 campeonas distintas y cualquiera de las líderes del ranking parece en condiciones de perder con cualquier rival.

Fernández y Raducanu hacen que el foco no pase por ahí, de todos modos, al menos por estas horas. Pero ilusionan con su juego y prometen ser estrellas. Este sábado van por el primer gran paso de sus vidas profesionales e independientemente de lo que ocurra en el futuro, ganar el US Open será algo que no les podrán quitar jamás.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA