En julio, los salarios de los trabajadores formales volvieron a ganarle a la inflación

Por segundo mes consecutivo, en julio, y favorecidos por la revisión de las paritarias y los nuevos acuerdos, los sueldos formales o registrados, con aportes a la Seguridad Social, le ganaron a la inflación: aumentaron el 4,4% mientras la suba promedio de los precios fue del 3,0%.También en los primeros 7 meses del año, con…

en-julio,-los-salarios-de-los-trabajadores-formales-volvieron-a-ganarle-a-la-inflacion

Por segundo mes consecutivo, en julio, y favorecidos por la revisión de las paritarias y los nuevos acuerdos, los sueldos formales o registrados, con aportes a la Seguridad Social, le ganaron a la inflación: aumentaron el 4,4% mientras la suba promedio de los precios fue del 3,0%.

También en los primeros 7 meses del año, con el 32%, los salarios avanzaron más que los precios (29,1%). Representa una mejora real del 2,2% Los números cambian si se consideran los últimos 12 meses: los sueldos acumulan una alza del 46,1% versus una inflación interanual del 51,8%%. Esa diferencia de 5,7 puntos implica un retroceso salarial del 3,8% frente al incremento de los precios, que se suma a las pérdidas de casi el 18% que se acumularon desde 2018 en adelante.

Los datos de salarios corresponden al RIPTE (Remuneración Imponible de Trabajadores Estables) que a julio sumaron en promedio $ 88.274,02 brutos, según el informe del Ministerio de Trabajo en base a las declaradas de las empresas ante la Seguridad Social.

Un año atrás, el sueldo promedio era de $ $ 60.440,53 . Por tratarse del sueldo bruto, a los $ 88.274,02 habría que descontar el aporte de jubilación y salud del trabajador (17%) lo que da $ 73.267,43 de” ingreso de bolsillo” El RIPTE se calcula en base a la remuneración promedio sujeta a aportes al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que perciben los trabajadores bajo relación de dependencia y que fueron declarados en forma continua durante los últimos 13 meses.

Se descuenta que los salarios formales de agosto habrían vuelto a estar por encima de la inflación ( que podría ser inferior al 3%) porque se sumaron más acuerdos y revisiones salariales en cuotas que firmaron varios gremios.

No obstante, la pérdida salarial acumulada de los últimos 3 años ( 2018-2020) fue de casi el 18%.

• En 2018, el RIPTE aumentó el 30,6% y la inflación interanual fue del 47,6%. Una pérdida del 11,5%.

• En 2019, la suba salarial fue del 44,4% y la inflación del 53,8%. Una pérdida del 6,1% • En 2020, los salarios subieron 34,9% y los precios el 36,1%. Un retroceso del 0,8%.

Como índice salarial, el RIPTE se utiliza cada tres meses para fijar la mitad del porcentaje de movilidad de las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones sociales y en el cálculo de las indemnizaciones por accidentes de trabajo.

También para actualizar una vez por año el Mínimo No Imponible del impuesto a las Ganancias y para actualizar una vez por año el “piso” salarial de $150.000 bruto de Ganancias para quedar exento del pago de ese impuesto.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA