Guerra y escándalo en el hockey sobre hielo: comenzó el partido y empezaron a las piñas

Una situación increíble se vivió en la noche argentina del miércoles en la NHL, la liga estadounidense de hockey sobre hielo. El partido entre los New York Rangers y los Washington Capitals, en el mítico Madison Square Garden, empezó de una manera insólita: sacaron del medio y, sin tomar contacto alguno con el puck (el…

guerra-y-escandalo-en-el-hockey-sobre-hielo:-comenzo-el-partido-y-empezaron-a-las-pinas

Una situación increíble se vivió en la noche argentina del miércoles en la NHL, la liga estadounidense de hockey sobre hielo. El partido entre los New York Rangers y los Washington Capitals, en el mítico Madison Square Garden, empezó de una manera insólita: sacaron del medio y, sin tomar contacto alguno con el puck (el disco con que se juega), seis jugadores empezaron a las piñas.

Fueron tres de cada lado. Apenas dos jugadores de cada equipo quedaron al margen de la trifulca. Con los cuatro árbitros siguiendo de cerca las acciones, Kevin Rooney, Colin Blackwell y Phillip Di Giuseppe, de los Rangers, se batieron a duelo con Carl Hagelin, Nic Dowd y Garnet Hathaway, de los Capitals.

Eso no fue todo: en los cinco minutos iniciales del juego se terminaron contando seis peleas a puño limpio y 13 penalidades. El primer período, al final, se cerró con saldo de 20 castigos, 100 minutos de penalidad otorgados y 15 de ellos cobrados al jugador Tom Wilson. Y no se marcó ni un gol.

¿Por qué semejante desastre? Todo se trató de una revancha contra los Capitals, en particular contra Wilson. En criollo, los jugadores de New York fueron por la vendetta de lo que había ocurrido un par de días atrás.

Hace dos días, los mismos equipos se habían visto envueltos en una trifulca de extrema agresividad. Y en la batalla desatada entonces, alguien rompió los códigos. Porque en el hóckey sobre hielo es tradición que si hay pelea, haya pelea. Sí, por supuesto que involucrarse en un combate a trompadas acarrea una sanción, pero es apenas una penalidad temporal.

Y hay códigos no escritos que indican, por ejemplo, que una invitación a pelearse no se rechaza, así como se sabe que la pelea finaliza apenas uno de los jugadores cae al suelo.

Volviendo a lo ocurrido el pasado lunes, la bronca quedó porque más allá de los encontronazos generalizados, Wilson le pegó deslealmente y reiteradas veces en la nuca a Pavel Buchnevich, uno de sus rivales.

Pero eso no fue todo: después tomó del pelo a Artemi Panarin, otro jugador de los Rangers, y lo tiró al suelo de espaldas para luego continuar golpeándolo. Quienes cubren las acciones de la NHL día a día aseguraron que la gravedad de la acción bien hubiera merecido una sanción ejemplar, por qué no de por vida para Wilson, un jugador que ya había incurrido en agresiones.

Y sin embargo, apenas lo multaron con 5 mil dólares, el máximo permitido por el convenio colectivo de trabajo. Su rival, en contrapartida, se quedará sin jugar por lo que resta de temporada y no pocos creyeron que alguno de esos golpes podría haber puesto en peligro su vida.

#AllCaps Tom Wilson should be suspended indefinitely from the NHL.

Tom Wilson grabs #NYR Artemi Panarin by the hair pulling him down as he body slams Panarin head first into the ice.

Enough is enough! Ban him for life. pic.twitter.com/M0pAtcLd60

— Hockey Hound (@HockeyHoundShow) May 4, 2021 Wilson no estuvo entre los jugadores que arrancaron el partido, pero eso no lo eximió de ser buscado por sus rivales. Apenas ingresó al campo, el defensor de los Rangers Brendan Smith lo fue a pelear directamente.

En esos minutos, Anthony Bitetto (New York) se enfrentó a Michael Raffl y Ryan Strome se trenzó con Lars Eller. Todas las peleas se produjeron en los primeros 4 minutos y 14 segundos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA