Tarifas, IFE y el “efecto derrame” que propone Guzmán: los intereses detrás del “Basualdo-Gate”

La frase del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, no fue al azar. Ni siquiera era parte de la entrevista que le venía realizando; pero el mandatario provincial y ex ministro de Economía quiso sentar postura. “Federico Basualdo fue funcionario en mi época, un excelente funcionario”, afirmó Kicillof. “Si se habla de…

tarifas,-ife-y-el-“efecto-derrame”-que-propone-guzman:-los-intereses-detras-del-“basualdo-gate”

La frase del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, no fue al azar. Ni siquiera era parte de la entrevista que le venía realizando; pero el mandatario provincial y ex ministro de Economía quiso sentar postura. “Federico Basualdo fue funcionario en mi época, un excelente funcionario”, afirmó Kicillof. “Si se habla de un aumento (de las tarifas eléctricas), no puede superar al que se estableció del 9%, esa discusión ya está saldada. Aumentos mayores, con los bolsillos flacos, con momentos de pandemia, es muy difícil pensar”, agregó el gobernador.

“Más allá de los rumores, me parece que regular un incremento inferior de dos dígitos es una forma de salir de este problema”, insistió Kicillof, en la primera vez desde que ejerce dicho cargo que se mete de lleno en una cuestión de las cuentas nacionales. Su frase fue toda una señal se se tiene en cuenta de que desde hace tiempo es uno de los principales asesores en materia económica de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. 

No fue el único funcionario cercano a la vicepresidenta que salió en defensa del subsecretario de Energía Eléctrica a quien el ministro de Economía, Martín Guzmán, buscó echar el viernes. El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, salió hoy también a marcarle la cancha a Guzmán al decir que se tenía que volver a implementar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que se discontinuó a fines del año pasado.

¿Cuánto vale la verdad?

Tu apoyo es fundamental para nuestro futuro.

“Nosotros lo expresamos en su momento, siempre entendimos que era indispensable que continuara una política como el IFE”, dijo el ministro e integrante de La Cámpora en declaraciones a Radio Provincia.   “Creo que hay un debate abierto en ese sentido, sobre cómo estabilizar medidas de política social en mediano y largo plazo. Creemos que debemos poder reconvertir esas instancias en políticas, como la Asignación Universal por Hijo (AUH) para que no reciban ningún tipo de cuestionamientos”, amplió el ministro.

Las palabras de Larroque apuntan a un programa de asistencia que el propio Guzmán decidió cortar el año pasado debido a que en su cabeza ese dinero tenía que disponerse a la obra pública. Lo mismo sucede con los subsidios a las tarifas que llegan casi a 2% del PBI solamente en términos de electricidad. Para entender la magnitud de dinero de que se habla, ayer se anunció que por el Impuesto a la Riqueza se recaudaron 0,5% del PBI. 

Guzmán le dijo a propios y ajenos que considera que la mejor forma de destinar esos fondos es la obra pública porque dice que tiene un efecto de derrame casi inmediato en los sectores informales y más bajos de la economía. En sus consideraciones, la obra pública activa changas y mano de obra poco calificada que son de los sectores más golpeados por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

“No podemos gastar lo mismo en subsidios que en obra pública”, repite desde hace semanas como un mantra. Cerca de él, como del presiente Alberto Fernández, sostienen que el tema se encuentra zanjado y que Basualdo se irá cuando baje la espuma del culebrón que se terminó generando. En el medio las acciones de las empresas de distribución de energía eléctrica que cotizan en Wall Street evidencian caídas en sus cotizaciones.

Una de las formas de mostrarle su apoyo a su ministro es que sea quien lo acompañe a partir de la semana que viene por una gira por Europa en busca de apoyos para la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional.

¿Qué dice Fernández de Kirchner a todo esto? La vicepresidenta hace tiempo que empezó a tener desconfianza del titular de la cartera de Economía por las declaraciones que realizó más pro establishment. Una de las cuestiones que más le molesto fue enterarse por los medios del intento de Guzmán de desplazar a Basualdo.

Firme en su tesitura que en años electorales no hay que aumentar las tarifas de los servicios públicos, Fernández de Kirchner dio la orden de salir a blindar al subsecretario de Energía Eléctrica. ¿Crisis interna dentro del Frente de Todos?

La energía es una de las cuestión que más obsesiona a la vicepresidenta al punto tal de que se encargó de colocar funcionarios de su riñón en casi todas las dependencias estatales que responden a ello. Incluso no le tembló el pulso en reemplazar a los “que no funcionan” como sucedió con el ex secretario Sergio Lanziani. 

Con un ministro que amagó a renunciar y que durante el fin de semana comenzó a buscar una salida que lo deje airoso en el conflicto, el Presidente ahora también intenta definir la forma en salir a respaldar aun más al funcionario que acordó con los bonistas y que ahora quiere ver la forma de ordenar algunas de las cuentas fiscales para no tener que ceder tanto ante los pedidos del FMI y oros acreedores.