Las razones del anuncio de Alberto Fernández sobre la cuarentena: la respuesta al agotamiento de una etapa política

El Presidente enfrenta el desafío de redoblar la batalla contra el virus e iniciar el proceso de reactivación Crédito: Presidencia ¿Cómo mostrar un avance hacia una mayor apertura y medidas de oxigenación, justo en el momento en que el pico de contagios empieza a aparecer en el horizonte? Con esa dificultad de base, el Presidente…


El Presidente enfrenta el desafío de redoblar la batalla contra el virus e iniciar el proceso de reactivación Crédito: Presidencia

¿Cómo mostrar un avance hacia una mayor apertura y medidas de oxigenación, justo en el momento en que el pico de contagios empieza a aparecer en el horizonte? Con esa dificultad de base, el Presidente elaboró los últimos anuncios de

una nueva prórroga de la cuarentena, ahora por tres semanas, hasta el 28 de junio.

A contramano de la realidad sanitaria, que obliga al Gobierno a mantener la mayoría de las restricciones vigentes en el área metropolitana,

la actualidad política muestra una cuarentena agotada,

una etapa que la Casa Rosada quiere dejar atrás para empezar cuanto antes el intento de reactivación económica. Si hay algo que irrita al Presidente es que le digan que se enamoró de la cuarentena. Lo enoja, también, que le hablen de “la cuarentena más larga del mundo”.

Alberto Fernández resolvió ese complejo interrogante a partir de un mapa, el que divide al país en dos. Por un lado, la Argentina “en blanco”, que incluye a 18 provincias sin circulación comunitaria de coronavirus. Por otro, la Argentina “de color”, que alcanza a los distritos donde la curva de casos preocupa a las autoridades.

Esa

división del país en dos

es la única manera que encontró la Casa Rosada para cumplir los dos objetivos a la vez:

redoblar la batalla contra el virus e iniciar el proceso de reactivación.

La necesidad de cambiar de agenda y empezar a diseñar la Argentina pospandemia estuvo presente el miércoles por la noche, en la reunión de gabinete que se hizo en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

“Tenemos que empezar a abordar temas que no tengan que ver con el coronavirus. Hay que mostrar otra. Llegamos a un agotamiento político. Hay que cambiar el discurso”, dijo a

LA NACION

un ministro que participó de ese encuentro. El Presidente, reticente a ese tipo de cumbres grupales, dejó la conducción de la ceremonia en manos del jefe de Gabinete,

Santiago Cafiero.

Pero le dio el visto bueno para avanzar en la elaboración del proyecto de presupuesto 2021, que debe presentarse en el Congreso en septiembre. Una forma de mirar hacia adelante.

El

cambio en el formato de los anuncios

también responde a la estrategia de nutrir la agenda del Gobierno de temas por fuera del combate contra la pandemia. Esta vez, el anuncio se hizo un jueves y no un viernes o un sábado, lo que deja el temario periodístico del fin de semana liberado para abordar otras cuestiones.

Además, la extensión no fue por dos semanas, como en las prórrogas anteriores, sino por tres. Esa modificación cambia la dinámica política. La cuarentena no volverá a ser un tema obligado en la agenda central de los medios y de la política hasta el lunes 29 de junio.

Un tercer punto expuso las intenciones de la Casa Rosada. La conferencia no arrancó con las filminas que muestra la evolución de la pandemia en el país y en el resto de las naciones de la región. Lo primero que mostró el Presidente fue un video referido a las actividades productivas reactivas en las provincias donde no hay circulación comunitaria del virus. Aportó los datos el ministro de Desarrollo Productivo,

Matías Kulfas.

Los cambios en el formato van de la mano con el giro en la agenda del Presidente. Después de dos meses en los que se recluyó en la residencia de Olivos, Fernández intenta correr de ahí el eje de la política argentina. Después de los viajes a cuatro provincias que encabezó en la última semana, este viernes visitará La Pampa y Neuquén, en actividades ligadas a la Argentina que avanza hacia la reactivación productiva. Esa misma tónica tuvo el encuentro que encabezó el miércoles con los empresarios más importantes del país.

Sin sacar un ojo de la Argentina “de color”, de los distritos que siguen golpeados por el avance de la pandemia, el Presidente entiende que llegó la hora de poner el énfasis en el resto de los distritos. La estrategia de salida tiene un límite. La Argentina “en blanco” quedará rápidamente fuera de la agenda si la estrategia sanitaria falla y el sistema de salud del área metropolitana se acerca a una saturación. Fernández lo sabe.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *