Fricciones y diferencias entre el juez y el fiscal del caso D’Alessio

Alejo Ramos Padilla mantiene diferencias con Juan Pablo Curi en la investigación sobre el presunto espionaje ilegal Fuente: LA NACION Las fricciones entre el juez Alejo Ramos Padilla y el fiscal Juan Pablo Curi, que llevan adelante el caso D’Alessio en los tribunales de Dolores, quedaron expuestas en el expediente. Mientras Ramos Padilla avanza con…

Fricciones y diferencias entre el juez y el fiscal del caso D’Alessio

Alejo Ramos Padilla mantiene diferencias con Juan Pablo Curi en la investigación sobre el presunto espionaje ilegal Fuente: LA NACION

Las fricciones entre el juez Alejo Ramos Padilla y el fiscal Juan Pablo Curi, que llevan adelante el caso D’Alessio en los tribunales de Dolores, quedaron expuestas en el expediente.

Mientras Ramos Padilla avanza con la instrucción y ordena distintas medidas judiciales -citaciones a indagatorias, declaraciones testimoniales y detenciones-, el fiscal insiste con que el juez es incompetente, y fijó otras condiciones. Esto dificultó que se lleven adelante acuerdos entre imputados que se ofrecieron a colaborar con la causa y pidieron acogerse al régimen del “arrepentido”.

Uno de los obstáculos se produjo cuando, a fines de la semana pasada, el exespía Hugo Rolando Barreiro, involucrado en la trama de espionaje ilegal, pidió declarar como arrepentido. “Rolo”, que estuvo prófugo de la Justicia y quedó detenido el jueves pasado, ofreció su colaboración y, en una suerte de verborragia, apuntó a varios sectores: los directivos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), empresarios, ministros e incluso legisladores. Si bien se le tomó declaración, el fiscal planteó que por tratarse de una persona que estuvo contratada por la AFI debía ser relevado de guardar secreto.

En una audiencia preliminar con Barreiro, el fiscal Curi, que ya había planteado la incompetencia de Ramos Padilla, puso tres condiciones para alcanzar un acuerdo. Le pidió al juez que resuelva los planteos de competencia territorial. También requirió que el presidente

Mauricio Macri

releve el secreto que tienen los agentes de inteligencia, y por úlitmo, le pidió a Ramos Padilla el acceso completo a la totalidad de la prueba que tiene en el expediente.

“En forma previa a que se celebre un acuerdo de colaboración y a fin de evitar eventuales planteos respecto a la procedencia del mismo en función a la información que el Sr. Barreiro desee aportar y que podría encontrarse comprendida dentro del deber de secreto que aquél debe guardar en función a su vinculación anterior con un organismo de inteligencia nacional, se efectuarán los planteos pertinentes a fin que el nombrado sea relevado de guardar secreto y, una vez cumplido ello, se celebrará una nueva audiencia a fin de eventualmente arribar a un acuerdo de colaboración”, había planteado el Curi al juez.

En una resolución tajante, Ramos Padilla le respondió al fiscal: “En lo que refiere al deber de confidencialidad, y, sin entrar a analizar el caso concreto, debe señalarse que el sujeto que está en mejores condiciones de evaluar si podrá ser violada o no esa confidencialidad es el sujeto obligado a mantener el secreto; eventualmente, deberá analizarse en concreto la situación planteada ante la hipótesis de la presentación de un acuerdo para homologar”.

Y agregó: Si se soslayara tal razonamiento, no se le podría nunca recibir declaración testimonial a un médico o un abogado sin relevarlos del secreto profesional que deben guardar respecto de todos sus pacientes o asistidos, análisis que no soporta el más mínimo test de racionalidad, aun cuando, insisto, se desconocen las razones por las cuales el Fiscal reclama el relevamiento del deber de confidencialidad y no es competencia, al menos de momento, juzgar aquellas que lo determinaron a formular tal petición”.

Además, el juez contestó el lunes el planteo de incompetencia formulado por el fiscal y se declaró competente. Ahora se espera que Curi apele y entonces esta cuestión quedaría pendiente de la decisión que tome la Cámara Federal de Mar del Plata.

Con respecto al pedido de acceso a la prueba procesada que planteó el fiscal, Ramos Padilla contestó que por “deficiencias actuales en materia de recursos tecnológicos”, toda la información se encuentra disponible en su juzgado para ser consultada. Y le dio intervención a la DATIP (Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal), dependiente del Ministerio Público Fiscal para que pueda intervenir. Esta dirección está a cargo de la fiscal Cristina Camaño Iglesias.

Mientras algunas partes querellantes sostienen que Curi “responde a los intereses de Comodoro Py” al plantear que la causa debe pasar a esos tribunales, quienes plantearon la incompetencia de Ramos Padilla señalan que el juez no tiene legitimidad para intervenir en la causa, por tratarse de hechos que habrían ocurrido en otra jurisdicción.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *