Informe de domingo: En qué andan los investigadores misioneros

Invertir en la investigación, el desarrollo, la innovación y la transferencia son estrategias de las grandes potencias mundiales para tener impacto y competitividad con sus pares. El desarrollo de las investigaciones científicas y tecnológicas es clave para el futuro de un país; Estados Unidos, Suiza y Brasil, sin ir más lejos, son ejemplos de las…

Informe de domingo: En qué andan los investigadores misioneros

Invertir en la investigación, el desarrollo, la innovación y la
transferencia son estrategias de las grandes potencias mundiales para
tener impacto y competitividad con sus pares. El desarrollo de las
investigaciones científicas y tecnológicas es clave para el futuro de un
país; Estados Unidos, Suiza y Brasil, sin ir más lejos, son ejemplos de
las naciones que apuntan, potencian e invierten en esta área.

Si no existieran investigadores, el mundo aún estaría lidiando con
problemas que ya tienen solución, no habría medicamentos ni vacunas,
sólo por nombrar algunos. Sin Alexander Fleming, que descubrió la
penicilina, y luego Howard Florey y Chain Boris, que la perfeccionaron,
no se habría obtenido el primer antibiótico. Tampoco se sabría sobre la
hormona de la insulina, que fue hallada por Frederick Banting y que de
esa manera ayudó a las personas que padecen diabetes.

En Argentina, por su parte, en el último tiempo la ciencia y la
tecnología vienen de una sacudida importante. La disminución del grado
ministerial al de secretaría y los recortes presupuestarios en el
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) -el
órgano científico más importante que tiene el país- propiciaron el
malestar de investigadores y becarios por su salario y al mismo tiempo
la migración de otros tantos al exterior para continuar con sus
trabajos.

De alrededor de 900 investigadores que ingresaban todos los años al Conicet, este año lo hicieron 400, sólo por dar un número.

Misiones, en tanto, sigue dando pelea frente a la difícil situación con
la que se encuentra. En sus diferentes áreas, los profesionales siguen
trabajando, formando a nuevos profesionales y buscando soluciones y
alternativas para la sociedad. Este informe intenta hacer un racconto de
algunos de los temas en los que están abocados los investigadores de la
tierra colorada.

Para la  Universidad Nacional de Misiones (Unam), el desarrollo de la
ciencia y la tecnología es una de sus actividades sustantivas y  por
ello lo prioriza entre sus actividades. La investigación, el desarrollo
tecnológico y la innovación son ejes que buscan alcanzar un desarrollo
científico tecnológico de excelencia que impacte de manera directa en la
calidad educativa y que por otra parte permita dar respuesta a las
demandas de la sociedad involucrándose en temáticas de impacto regional y
nacional.

Pedro Zapata es quien está al frente de la Secretaría de Ciencia y
Técnica de la Unam. Esta oficina tiene la función de coordinar las
actividades de investigación y vinculación tecnológica que se realizan
dentro de la universidad. Para eso se organiza, por un lado, la
acreditación de los docentes investigadores y se los categoriza; y por
otro, se realizan convocatorias para que los investigadores presenten
sus proyectos y registren sus actividades. Así también recogen los
resultados de esas investigaciones que se materializan en un congreso,
artículo, formación de recurso humano. 

Compartir con la sociedad
Según Zapata, la investigación en la universidad y en la provincia
creció bastante en los últimos años. “Gran parte de la investigación que
se hace en Misiones se concentra en la universidad, pero porque las
universidades en general son un ámbito de formación y de investigación,
no es que sólo se puede hacer ahí. Durante los últimos años, como mucha
gente se fue formando, de tener entre 600 a 700 docentes investigadores
pasamos a tener el doble”, aseguró.

Desde el punto de vista de las oportunidades, Zapata destacó sobre 
Misiones: “La provincia tiene un campo con muchas oportunidades de
investigaciones porque hay una gran variedad de cuestiones para
desarrollar: en la agricultura, en el reemplazo de los químicos que se
utilizan para tener una agricultura más sustentable y amigable con el
ambiente, en la producción forestal, en la producción de alimentos”.

Institutos de doble dependencia
Es así que mediante un convenio de cooperación entre el Conicet y la
Unam se crearon tres institutos que concentran investigadores de ambos
lugares y realizan tareas específicas. Actualmente la provincia tiene
215 investigadores y becarios del Conicet.

Uno de estos centros es el Instituto de Biología Subtropical, que tiene
sedes en Posadas y en Puerto Iguazú con el objetivo de estudiar a las
plantas, los animales y lo microorganismos y luego difundir el
conocimiento científico generado allí a la comunidad.

El segundo es el Instituto de Materiales de Misiones (Imam), que tiene
presencia en Posadas, Oberá y Eldorado. Sus objetivos son promover el
desarrollo en áreas relacionadas con la ciencia y tecnología de
materiales, generar y optimizar procesos para obtener nuevos materiales,
mejorar las propiedades de los existentes, y generar conocimiento
científico y tecnológico para extender la aplicación de materiales a
nuevos usos.

Por último, el Instituto de Investigaciones Sociales y Humanas, con una
lógica de trabajo interdisciplinario en la que se articulan la
antropología, las letras, la semiótica, la historia, la lingüística, la
educación, el arte y la comunicación social, el instituto permite
ampliar las perspectivas de la investigación local y brinda nuevos
impulsos en la formación de una masa crítica de investigadores y
becarios del Conicet que pueden dedicarse a la disciplina sin tener
necesidad de ser docentes.

“Para que un país se desarrolle, es muy importante que logre hacer
crecer los caminos que lo lleven a generar sustentabilidad en las
actividades productivas que tiene y para eso necesitás la ciencia.
Necesitás de las ciencias sociales, que te permiten trabajar la
vinculación con los distintos actores de la sociedad”, sostuvo Zapata
sobre la importancia de que los países inviertan e incentiven las
investigaciones científicas y técnicas.

Siguiendo con ese tema, señaló: “Además, nosotros somos un país en el
que la importación de productos interiores es caro, entonces el poder
reemplazar esas importaciones por producción argentina y desarrollar las
distintas áreas del conocimiento también nos hace crecer como país.
Creo que es muy importante que los gobernantes se comprometan con el
desarrollo científico de un país porque también eso supone generación de
recurso humano y oportunidades para los jóvenes”. 

El conocimiento puesto en la preservación del medioambienteDe la Facultad de Ingeniería atienden la industria local con presencia internacional“Sin ciencia y sin investigación no hay crecimiento posible”Nuevos proyectos para potenciar el desarrollo forestalMateriales misioneros que dan soluciones ecológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *