Cristina y Macri la siguen de cerca: por qué es tan importante la elección en Neuquén

La provincia de Neuquén dará el puntapié inicial en el calendario electoral cuando se elija el próximo gobernador por cuatro años. Entre los candidatos son tres los que se destacan sobre el resto en un escenario de extrema paridad, pero con diferentes apuestas por parte de la Casa Rosada y el presidente Mauricio Macri. El…

Cristina y Macri la siguen de cerca: por qué es tan importante la elección en Neuquén

La provincia de Neuquén dará el puntapié inicial en el calendario electoral cuando se elija el próximo gobernador por cuatro años. Entre los candidatos son tres los que se destacan sobre el resto en un escenario de extrema paridad, pero con diferentes apuestas por parte de la Casa Rosada y el presidente Mauricio Macri.


El presidente Mauricio Macri en una de sus visitas a Vaca Muerta.

Quien encabeza todas las encuestas es el actual gobernador Omar Gutiérrez por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) el partido con más cantidad de años consecutivos en el poder (58 años). De buen diálogo con la Casa Rosada, sobre todo por las concesiones para la explotación petrolera en Vaca Muerta, Gutiérrez tiene un pacto no escrito con Macri. “Los une el espanto de que un candidato cercano al kirchnerismo tenga chances reales de ganar”, le confió a BigBang una alta fuente oficial.

El gobernador de Neuquén tiene buen diálogo con la Rosada y con los sindicatos.

“El objetivo que tenemos ambos es que Ramón Rioseco no se imponga. Con eso ya estamos contentos”, resumió la misma fuente. De pasado piquetero, Rioseco es el candidato del frente de Unidad Ciudadana-Unión Neuquina, y actualmente es el intendente de la localidad de Cutral Có. En 1996 se hizo conocido por ser la cara visible de la crisis que desencadenó la privatización de YPF.

El intendente de Cutral Có y ex piquetero, Ramón Rioseco.

En su discurso, paradójicamente con la impronta del kirchnerismo, Rioseco hace hincapié en diferentes problemas estructurales que tienen los neuquinos y la necesidad de ir hacia un cambio. La actual senadora nacional por la provincia de Buenos Aires y ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, tiene un interés particular más allá del resultado.

Cristina tiene la mirada en Neuquén como una prueba de la unidad del peronismo.

Es que en Neuquén se logró un candidato de unidad entre los sectores del peronismo descontentos con el MPN y el kirchnerismo duro. Su intención es que esa fórmula pueda ser replicada a nivel nacional.

Por parte de Cambiemos el candidato es el actual jefe comunal de la capital provincial, Horacio “PechiQuiroga que buscará por segunda elección consecutiva intentar ergirse con la gobernación. A diferencia de lo que sucedió en 2015 tanto en su equipo como en la Casa Rosada admiten que hubo un error que se cometió y que fue determinante: la falta de interpelación al votante de Macri.

El intendente de Neuquén, Horacio “Pechi” Quiroga.

En esa provincia el jefe de Estado tiene una intención de voto de 35 puntos lo que lo deja como el mejor parado de los presidenciales; y en un escenario de tres tercios esa cifra, de ser captada en su totalidad, podría significar una victoria. “Fallamos claramente en eso”, se sinceró ante este medio uno de los principales colaboradores del intendente de Neuquén. Ese diagnóstico también es compartido por el propio Rioseco puertas adentro.

Pero a diferencia de lo que debería ser de un candidato del oficialismo hubo chispazos entre Quiroga y la Casa Rosada. En Balcarce afirman que “Pechi” buscó despegarse de Macri cuando haberse mostrado más cerca le habría redituado mucho mejor, mientras que el jefe comunal dice que lo dejaron sólo. Incluso la visita del ministro de Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio, a Cipolletti,en la provincia de Río Negro, dejó todo tipo de especulaciones. “Nadie lo invitó a ir a Neuquén”, sostuvieron desde el entorno del ministro nacional a lo que cerca del candidato dijeron: “el ministro de Interior no necesita que lo invitemos, tiene siempre las puertas abiertas”.

El gobernador de Neuquén junto al presidente Mauricio Macri.

Pero las campañas de Cambiemos y del kirchnerismo tienen un punto en común; a pesar de los abultados salarios que conlleva la principal actividad económica de la provincia (el petróleo) la situación de los servicios que presta el Estado distan de ser acordes a la recaudación. El sistema de salud pública se encuentra casi al límite, las estadísticas de robos colocan a la provincia como la segunda a nivel nacional, se habla de un aumento de cuatro veces en el consumo de cocaína, el 70% de los hogares se calefaccionan con leña, y la lista sigue.

El ex gobernador sorprendió y volvió a la contienda.

Otro de los factores que alienta la chance de que el candidato kirchnerista pueda llegar a imponerse es lo que sucede con el ex gobernador, Jorge Sosbich, enfrentado con el MPN. Lanzado con su propio partido, que tiene escasas chances de ganar los comicios, es definido como un “come tobillos” de Quiroga como de Gutiérrez. “Le saca un puñado de votos a cada uno y en una elección tan pareja no es un hecho menor”, agregó uno de los funcionarios cercanos al jefe comunal.

El domingo a las 19 se sabrá el resultado final, que por ahora sigue abierto.

  • Elecciones 2019
  • Casa Rosada
  • kirchnerismo
  • MPN
  • peronismo
  • Cambiemos
  • Movimiento Popular Neuquino
  • Unidad Ciudadana-Unión Neuquina
  • YPF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *