Efraín Álvarez, el niño prodigio de Los Angeles Galaxy de Barros Schelotto por el que pugnan México y Estados Unidos

En 2004 el mundo comenzó a hablar sobre Freddy Adu. Oriundo de la ciudad de Tema, en Ghana, se convirtió en el deportista más joven en firmar un contrato profesional cuando DC United, equipo de la Major League Soccer, lo sumó a sus filas con apenas 14 años. El bueno de Freddy, llamado a ser el…

Efraín Álvarez, el niño prodigio de Los Angeles Galaxy de Barros Schelotto por el que pugnan México y Estados Unidos

En 2004 el mundo comenzó a hablar sobre Freddy Adu. Oriundo de la ciudad de Tema, en Ghana, se convirtió en el deportista más joven en firmar un contrato profesional cuando DC United, equipo de la Major League Soccer, lo sumó a sus filas con apenas 14 años. El bueno de Freddy, llamado a ser el próximo Pelé por algunos entusiastas, jamás terminó de consolidarse. Y eso que fue el capitán de la selección Sub 20 de Estados Unidos en el Mundial de Canadá 2007 –ese que ganó la Argentina liderada por el Kun Agüero— y hasta llegó a ser convocado en 17 oportunidades para jugar, sin demasiado éxito, entre los mayores. Quince años después, con el documento marcando 29, Adu acumula pasos por 13 equipos de 8 países diferentes. Actualmente, juega en Las Vegas Lights FC, una franquicia de la segunda división del fútbol estadounidense. Su estrella todavía no se apagó, pero nunca brilló como se esperaba.

En ese lapso, la MLS creció a pasos agigantados. Dejó de ser el refugio para figuras cerca de la jubilación para tornarse en una liga híper competitiva, con una selección de entrenadores de jerarquía y con figuras que hacen escala antes de dar el salto a las ligas top de Europa. Canchas llenas, mejores audiencias de TV y partidos súper interesantes, con espectáculo deportivo casi siempre garantizado. Y también se convirtió en una cantera de buenos jugadores que asoman, tal vez con más sustento, como posibles figuras del fútbol mundial a partir de la formación en academias especializadas que dependen de las grandes franquicias.

Mirá también

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

En eso anda Efraín Álvarez, el niño prodigio del que todos hablan desde este sábado pasado cuando le cambió la cara a Los Angeles Galaxy, el equipo que tiene como entrenador a Guillermo Barros Schelotto y como figura estelar al histriónico sueco Zlatan Ibrahimovic.

Con apenas 16 años (nació el 19 de junio de 2002 en Los Angeles), zurdo, con la sonrisa rota y algo regordete, Efraín no luce como los súper atletas tallados, al estilo Cristiano Ronaldo, que abundan en las ligas profesionales de casi todo el planeta redondo. Mide 1,73 metro, usa la dorsal número 26 y casi nadie imaginó que a dos días de su debut todos estarían hablando de él.

Alvarez, en la filial de Los Angeles Galaxy, a punto de definir ante el arquero rival. (Twitter: @efrain_alvarez1)

“Parece que tiene 20 o 22, 23 años”, definió Barros Schelotto en la conferencia de prensa posterior al 2-1 de su equipo sobre Chicago Fire en el arranque de la nueva temporada de la MLS. Efraín entró faltando media hora y fue el alma mater de los dos goles de la remontada de los angelinos. Todo al compás de su habilidoso y prometedor pie izquierdo.

Mirá también

Le alcanzaron 8 minutos en el campo de juego del Dignity Health Sports Park para que los cerca de 26 mil espectadores comprobaran que no había exageraciones cuando se habla de su potencial como futbolista luego de su formación en la Academia del Galaxy y sus apariciones en la filial de las ligas menores.

Apareció sobre la derecha, en el vértice del área grande del DC United, y dibujó una jugada propia de Lionel Messi. Con un enganche desairó a su marcador, desbordó, controló con la diestra y con un pincelazo con el empeine del botín zurdo le puso la pelota en la cabeza al defensor Daniel Steres para el 1-1 parcial.

Esa jugada no fueron sólo 5 segundos de inspiración. A diez minutos del final del encuentro, Álvarez volvió a mostrar toda su sapiencia, propia de un veterano y no de un chico con edad de High School. Con el alemán Bastian Schweinsteiger como marcador, aguantó al recibir un lateral y, de primera, descargó para dejar solo a Chris Pontius. El delantero quedó mano a mano con el arquero y remató fuerte, de zurda, al travesaño. El rebote le quedó a Zlatan que, después haber fallado un gol increíble, no perdonó y completó la remontada.

“Es el mejor talento de la MLS con diferencia”, dijo Zlatan, un rockstar de la pelota que no suele repartir elogios a otros que no sean él.

En declaraciones a Los Angeles Times, el gigante sueco agregó: “Es un buen tipo, es un buen chico. Trabaja duro, escucha y quiere mejorar y quiere mejorar”. Quienes conocen el día a día de la franquicia aseguran que Ibrahimovic pidió a los dirigentes y al cuerpo técnico que no lo apuraran. Que lo cuidaran como a las más preciada de sus joyas.

“Pueden ver que tiene algo”, dijo el presidente de Galaxy, Chris Klein, convencido de que el Mellizo es el mejor entrenador que puede tener Efraín para convertirse en megaestrella. “Le gustan los jugadores jóvenes. No le importa si tienen 16 o 38 años”, sostuvo Klein tras la presentación estelar de su joyita.

Efraín Álvarez en un entrenamiento con la selección Sub 17 de México. (Twitter: @efrain_alvarez1)(

“Guiar a un jugador tan joven tiene desafíos. No es fácil porque muchas veces el equipo tiene necesidades y el crecimiento del jugador tiene las suyas”, sostuvo Barros Schelotto en la conferencia de prensa.

Y vaya si no será fácil aislar a Alvarez. Apenas media hora como profesional y todos hablan de él. Apenas media hora como profesional y, como alguna vez le sucedió a Messi, ya carga con la responsabilidad decidir si juega para los Estados Unidos o para México. Por ahora, como juvenil, jugó para los dos seleccionados. En breve comenzarán las presiones de las federaciones y de los sponsors para ver de qué lado del muro que desea levantar Donald Trump disfrutarán sus potenciales hazañas internacionales.

Efraín Álvarez con la 8 de la Sub 17 de México. (Twitter: @efrain_alvarez1)

Por ahora, hay que dejarlo crecer. Y, como pidió el sabio Ibrahimovic, no hay que apurarlo. Pocos pueden ser como Messi. Muchos terminan como Adu.

MFV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *