Los clásicos se adueñaron de la primera noche del festival

La 25, Guasones, Riff y Los Gardelitos fueron anoche las bandas más convocantes de la primera jornada de Rock en Baradero, que tuvo varios matices musicales con el reggae de Nonpalidece quebrando la estética rocanrolera que propuso el primer día en el Anfiteatro Municipal. El show, que congregó al mundo de trapos que anduvo disperso…

Los clásicos se adueñaron de la primera noche del festival

La 25, Guasones, Riff y Los Gardelitos fueron anoche las bandas más convocantes de la primera jornada de Rock en Baradero, que tuvo varios matices musicales con el reggae de Nonpalidece quebrando la estética rocanrolera que propuso el primer día en el Anfiteatro Municipal.

El show, que congregó al mundo de trapos que anduvo disperso por los tres escenarios durante todo el día y dibujó un paisaje de vasos al aire, saltos, transpiración y más trapos colgados de las concurridas gradas, apagó las luces de una jornada que tuvo varios puntos fuertes. Fue un gran acierto organizar los tres escenarios del festival modo tal que ningún show se cruce con otro en el mismo horario, con lo que todos los espectadores tienen la posibilidad de disfrutar de cada una de las presentaciones propuestas en la grilla.

Fue así que después del show de Pier, la gente se fue rápidamente hacia el escenario principal, donde Toti, líder de Jóvenes Pordioseros, conquistó todas las banderas que descansaban en el predio y que llamaban a Varela, Laferrere, Merlo, Morón y Monte Grande entre otros puntos del Gran Buenos Aires, que reivindican la posición que ocupa actualmente el festival.

El músico y cantante recorrió canciones históricas como “Cuando me muera”, “Pegado”, “Nunca me enseñaste” o versiones como “Ñam fri fruli fali fru”, de Los Redonditos de Ricota, o “Intoxicado”, de Viejas Locas, y también caminó los dos escenarios principales, rodeado de seguidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *