A una semana de Navidad: es posible cuidar la alimentación en las fiestas sin dejar de disfrutar

Estamos a una semana de celebrar la Navidad y próximos a despedir el año y festejar el comienzo del 2020, y la comida se vuelve un aspecto sumamente importante para estas celebraciones, por lo tanto, debemos tener en cuenta ciertos tips que nos ayuden a controlar lo que estamos comiendo, a fin de no sufrir…

A una semana de Navidad: es posible cuidar la alimentación en las fiestas sin dejar de disfrutar

Estamos a una semana de celebrar la Navidad y próximos a despedir el año y festejar el comienzo del 2020, y la comida se vuelve un aspecto sumamente importante para estas celebraciones, por lo tanto, debemos tener en cuenta ciertos tips que nos ayuden a controlar lo que estamos comiendo, a fin de no sufrir excesos que después nos hagan lamentar.

Nuestra sociedad se caracteriza por adoptar costumbres ajenas en dichas fiestas, principalmente de países del norte, donde, en esta época, están en una estación opuesta a la nuestra, con temperaturas muy bajas, por lo cual su alimentación es bastante calórica, a fin de soportar el frío. En nuestra región, optamos por comer lo mismo, pero con temperaturas extremadamente altas, en un ambiente totalmente diferente, siendo esto, un “problema”, ya que siempre nos resulta un exceso de calorías ingeridas en estos días. Es por ello, que deberíamos empezar a incorporar pequeños cambios para promover una alimentación más saludable que, igualmente, nos permita disfrutar de estas fechas tan especiales para todos.

Aquí algunas recomendaciones útiles para hacer mejores elecciones para las fiestas:

Realizar las 4 comidas diarias como de costumbre y no saltearse o “guardarse” para la cena. Es muy común que comamos menos durante el día por el hecho de saber que vamos a comer más a la noche, siendo este, un grave error, ya que solo aumentamos nuestro apetito y nivel de ansiedad ante la cena.

Al servir los alimentos, que sean porciones pequeñas, de modo que podamos “probar de todo un poco” sin comer en exceso. Lo ideal es tomar un plato de tamaño mediano y elegir de la mesa lo que más nos guste, sirviendo pequeñas porciones en el mismo plato en una primera, y en lo posible, única servida.

Incorporar ensaladas frescas de todo tipo para acompañar los platos principales y de frutas, para el postre. Optemos por verduras y frutas de estación, combinándolas a fin de lograr ensaladas coloridas, ricas y muy saludables.

Preferir la preparación casera de los diferentes platos, tales como carnes asadas, entradas, salsas, pan dulce, budín, bizcochuelos, tortas, postres, etc.; ya que podemos reemplazar ingredientes calóricos por aquellos con menor contenido de grasas, azucares, sodio y calorías; por ejemplo, utilizar lácteos descremados, crema 0% para salsas tipo Vitel Toné, quesos de pasta blanda, edulcorantes para los dulces, entre otros.

Moderar el consumo de bebidas alcohólicas y azucaradas, dejándolas para el momento del brindis y cena. Podemos sumar jugos de frutas como entrada para niños y adultos, y es importante tomar abundante agua durante el día, lo cual nos ayuda a evitar deshidrataciones en estos días tan calurosos.

Recordemos que las fiestas son mucho más que la comida, que, si bien, es un punto importante en la reunión familiar o con amigos, no debe ser motivo de “locura”, obsesiones y excesos innecesarios. Podemos disfrutar y celebrar comiendo aquello que nos gusta, pero siendo conscientes de las cantidades y tener en cuenta los hábitos saludables que adoptamos durante el año.

Lic. Romina Krauss-Nutricionista


M.P. n° 147

AVD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *